Feeds:
Entrades
Comentaris

Posts Tagged ‘2009-2010’

Como ejemplo de consecuencias del contacto cultural y siguiendo en la línea de las entradas que hemos hecho hemos querido poner el ejemplo de la película: “My darling is a foreigner”, una película japonesa dirigida por Kazuaki Ue estrenada este mismo año.

Es una película basada en una adaptación de un manga autobiográfico de Saori Oguri. En este manga autobiográfico se describe la vida de Saori Oguri, la relación con su marido extranjero, las diferencias y las barreras culturales, etc. Eso sí,  siempre de forma cómica. El marido es el periodista estadounidense Tony Laszlo. Desde que este manga salió en 2002, “My darling is a foreigner” ha vendido más de tres millones de copias. Estos cómics siguen a la artista de manga Saori Oguri y a su marido desde el momento en que son novios y hasta el momento en que nace su primer hijo.

La película está protagonizada por una actriz famosa en Japón, Mao Inoue, y el papel de marido lo interpreta el actor Jonathan Sherr, un actor estadounidense que habla muy bien el japonés.

Aquí tenemos el trailer subtitulado en español:

Jonathan Sherr representa a un periodista estadounidense, de padre húngaro y madre italiana y Mao Inoue interpreta el papel de una dibujante de cómics manga.

En la película vemos cómo trata el tema de los problemas de matrimonios mixtos. Casarse con una persona de la misma nacionalidad a veces tiene sus problemas, pero casarse con una persona de otra nacionalidad a veces puede implicar tener más problemas, no sólo por el idioma sino por la diferencia cultural, de costumbres, de pequeñas cosas, a veces muy pequeñas. Pero no se puede generalizar ya que problemas hay en todas las casas.

Saori presenta a Tony a su familia y les habla de la boda, pero da la noticia de una forma informal y Tony se siente rechazado. Por otro lado el padre de Saori expresa su desaprobación en voz baja, hecho que crea conflicto en la pareja. Los malentendidos también hacen temblar a la pareja y a las convicciones de Tony sobre su amor. “My darling” también muestra lo ilógica que puede ser la xenofobia, ya no sólo por parte del padre, por el mero hecho de ser extranjero, sino por otros elementos de la película. Uno de ellos se muestra cuando Tony detiene a un transeúnte para preguntarle algunas indicaciones y lo hace en un japonés perfecto, pero, en cambio, el homre retrocede aterrorizado y insiste en que no puede comprender el inglés. Pero cuando Tony cambia la redacción de su pregunta en el dialecto de Kansai, el hombre con entusiasmo le indica el camino. Es una situación un tanto absurda pero que demuestra que hay xenofobia.

Carátula de la película

Al principio la familia entera está en contra del matrimonio entre Saori y Tony, sin embargo, pronto se convierte en su padre el único que esté totalmente en contra de su relación y le dice a Soari que nunca será capaz de aprobar su relación. No queriendo decir esto a Tony, Soari mantiene todo el dolor para sí misma y esto le causa mucha, mucha tensión. Esta tensión se intensifica en su intento de conseguir su trabajo publicado como una dibujante de cómics. Después de un trágico accidente, Saori se encuentra totalmente consumida por su trabajo y le llega su punto de ebullición. Como resultado, su relación con Tony sufre y ella comienza a preguntarse si su relación podría funcionar.

Imagen de la película

Algunas diferencias entre las culturas las vemos porque Tony no acaba de entender que Saori no “hable claro” y se guarde muchas cosas o las diga de diferente manera, y ella le explica que es algo cultural, es el Honne y el Tatemae.

El Tatemae se manifiesta cuando las palabras y las intenciones verdaderas no coinciden totalmente. Lo expresado en palabras por el individuo es el Tatemae, y lo que realmente piensa es el Honne. En Japón es algo que se usa a diario y no tiene un sentido negativo, al contrario, está considerado una virtud saber expresar el Tatemae y el Honne en las ocasiones adecuadas.

Desde el punto de vista occidental, ocultar la verdad puede estar mal visto. Pero en Japón es muy importante mantener la armonía, por eso no se suelen expresar los pensamientos verdaderos (Honne) de forma directa por miedo a herir los sentimientos de los demás.

Y este concepto le cuesta de entender a Tony ya que ha crecido en una sociedad occidental y no está acostumbrado a no decir lo que piensa, aunque depende de la situación. El Honne y el Tatemae son conceptos que se pueden encontrar en todo el mundo, de una manera mucho más disimulada, pero existen.

Estos conceptos los vemos relativamente reflejados cuando Tony oye hablar a la madre de Saori y de su futuro hijo. Ella le pregunta si realmente quiere pasar el resto de su vida con una perezosa. El hermano de Saori dice que él no puede pensar en una sola cosa buena sobre  su hermana. Tony, que está consternado por esto, salta y exclama que no puede entender por qué en la familia son tan crueles, ya que él puede decir muchas cosas maravillosas sobre Saori. Luego, todo el mundo se pone a reír y tienen que explicarle que se trata de una parte de la cultura japonesa el hecho de ser modestos y no alabarse a sí mismo o a su propia familia.

Imagen de la película

Fotografia de los actores protagonistas

Viñetas del cómic original

Está claro que existen diferencias en la forma de hacer las cosas de la pareja porque vienen de culturas diferentes, por ejemplo en el hecho de lavar los platos, Tony no los enguaja antes de fregarlos y Saori sí,  pero algunas de las diferencias aparecen porque simplemente fueron educados de forma diferente, algo que Saori trata en sus libros. Un ejemplo de esto en la película aparece cuando Saori dice que las cosas serían mucho más fáciles si ella estuviera con un hombre japonés y no con Tony, pero su madre le explica que las cosas no son así y le pone como ejemplo que ella, la madre, estaba acostumbrada a tener desayunos de lujo de estilo occidental, mientras que el padre estaba acostumbrado a un desayuno japonés tradicional y esto les hizo tener conflictos.

Naturalmente, muchas de las situaciones que se muestran giran en torno al hecho de que Tony no es japonés y no entiende a la perfección la cultura japonesa y las costumbres, pero  Saori también trata de mostrarnos que este tipo de cosas pueden suceder a cualquier persona y que todas las parejas, casadas o no, pueden aprender.

Read Full Post »

Per aquesta tercera i última entrada, teníem la intenció de fer una entrevista a alguns estrangers que portessin un temps a Espanya. Volíem que ens diguessin quina havia estat la seva impressió dels espanyols quan van arribar aquí, i quina era la seva impressió actual, si creien que els estereotips que havien sentit abans d’arribar aquí eren reals o no, etc. Però vam tenir dificultats a l’hora de trobar moments en que tant als entrevistats com a nosaltres ens anés bé fer l’entrevista, i per això vam haver de canviar el tema.

Finalment, hem decidit construir aquesta entrada al voltant Hetalia: Axis Powers, un manga i anime que utilitza els estereotips per a formar els seus personatges. Hem agafat aquesta sèrie perquè és un bon exemple per analitzar els estereotips més importants de cada país, principalment des d’un punt de vista japonès, però que ens pot fer veure (més o menys) com ens interpreten la resta de països.

Potser ja coneixeu Hetalia, potser no, però aquí us presentarem la sèrie en general, centrant-nos més en l’estudi del personatge que representa Espanya, i en última instància, en els nostres punts de vista. També reflexionarem una mica sobre l’impacte que provoca Hetalia: agrada el propi personatge? Hi ha una identificació amb ell o només es veu com una simplificació dolenta de la realitat? Esperem que, si heu vist o veieu la sèrie, compartiu les vostres opinions en forma de comentaris. I, ara sí, desprès d’aquesta introducció, comencem amb Hetalia.

 

Què és Hetalia?

Hetalia (Hetalia: Axis Powers) és un manganime obra de Himaruya Hidekazu. El manga va ser publicat l’any 2008 per l’editorial Getonsha Comics, tot i que estava acabat des del 2003. En aquest s’hi tracten la Primera i la Segona Guerres Mundials, entre altres esdeveniments històrics, des d’un punt de vista completament humorístic. Els personatges principals són els països que van protagonitzar ambdues guerres, encarnats cadascun d’ells en un sol personatge, que concentra tots els tòpics més coneguts del seu país, tant a nivell físic com psicològic. Es podria considerar que Itàlia és el país que més protagonisme hi té, donat que el nom de la sèrie és una contracció de hetare (inútil en japonès), i Itàlia. A més, a l’opening el títol apareix damunt del mapa d’Itàlia, i el personatge que la representa és el més inútil de tots.  A la tercera temporada, se li va canviar el nom per: World Series Hetalia.

Una curiositat sobre la sèrie seria que, en un principi, era un manga online, però el seu èxit va fer que s’edités en tankobon, i que, poc més tard, l’estudi Deen en realitzés l’anime.

Respecte l’autor, se sap ben poca cosa, només que va néixer el 8 de Maig del 1985 a Fukushima (Japó), que actualment viu a Nova York, on hi estudia disseny artístic, i que Hetalia és la seva primera obra, la qual ha tingut una acollida sense precedents en lectors de tot el món.

A continuació ens centrarem en el personatge que simbolitza el nostre país. En primer lloc, caldria apuntar que els personatges de Hetalia són personificacions dels països, no dels seus governants, els quals van canviant progressivament.

El personatge que representa Espanya s’anomena Antonio Fernández Carriedo (el  primer nom més comú al país i el segon cognom més comú, respectivament). Pel que fa a l’aparença física, es tracta d’un home jove, de pell lleugerament bruna, amb el cabell marró un pèl despentinat i els ulls verds. En el cas de la personalitat, potser es podrien destacar dos aspectes principals: el seu entusiasme i la seva idiotesa. De bon humor constant i amb un punt de vista molt optimista permanentment,  sent debilitat pels nens, especialment els germans italians (Itàlia del Nord i Itàlia del Sud). D’altra banda, és despistat i massa innocent, incapaç de llegir l’ambient i actuar amb suspicàcia, motiu pel qual sovint és enganyat per les nacions veïnes o no té prou traça per organitzar i fer efectives la seva economia i la seva política.

Una de les coses que potser ens sorprèn més és el fet de que es presenta al personatge com un amant dels tomàquets, i se l’acostuma a representar amb la fruita. Sembla ser que entre els japonesos hi ha un tòpic molt estès que ens relaciona amb els tomàquets, en part degut a la festa de la Tomatina de València.

 

Finalment, les autores d’aquest blog hem comprovat que aquest manganime ha tingut una molt bona rebuda entre el públic, tant japonès com estranger, i s’ha convertit en tot un fenomen que s’ha estès gràcies a internet. Després d’haver repassat diferents aspectes de Hetalia, el primer que ens preguntem és: quina és la clau del seu èxit?

 

 

(En el cas de que no es vegin el vídeo o els subtítols, el capítol que volíem mostrar es pot mirar on-line aquí: http://www.animefreak.tv/watch/hetalia-axis-powers-episode-14-english-dubbed-online-free)

Potser un dels seus atractius rau en el fet de que tracta des d’una perspectiva humorística temes tan seriosos com les Guerres Mundials, presentant els diferents països com a personatges força estúpids que es barallen per qualsevol tonteria. El caos que veiem constantment al manga no deixa de tenir ressons irònics sobre la situació internacional actual i el procés històric que ens hi ha dut, ple de despropòsits, injustícies i conflictes constants.

En segon lloc, que es basi en tòpics de forma descarada potser podria ser un altre dels seus puntals. Contràriament al que esperaríem, els estereotips sobre els que es construeixen els personatges i les seves relacions no han causat impressions negatives, excepte en algun cas comptat. Suposem que això és degut a que es tracta de construccions mentals comunes a tots els lectors, ja en siguin conscients o no, i que contribueixen a donar una “lògica” particular a cada actor que li atorga consistència. És igual, que els espanyols no siguin com el personatge que representa el seu país; el cas és que relacionades amb aquest col·lectiu hi ha aquest conjunt de percepcions simplistes subjacents que donen forma al personatge, siguin certes o no. Per tant, creiem que la sèrie surt beneficiada dels estereotips que utilitza, ja que són un mitjà d’identificació amb aspectes molt concrets que són familiars al lector.

Tan sols hem trobat un cas de rebuig a la sèrie, i aquest seria el que ha protagonitzat Corea del Sud. El personatge del país, fortament nacionalista, adulador constant de la Xina i reticent a tractar amb el Japó, no ha estat ben vist per un sector de la població coreana, que va aconseguir evitar la retransmissió de l’anime mitjançant un moviment via internet. Per a més informació es pot llegir aquesta notícia relacionada:

http://ecentral.my/news/story.asp?file=/2009/2/1/tvnradio/3106251&sec=tvnradio

En definitiva, mitjançant aquest sèrie podem comprovar com els estereotips poden ser aprofitats ens dues direccions, tant negativa com positiva. Hetalia presenta un conjunt de tòpics, però de forma que la majoria de receptors no se senten ofesos amb respectives representacions de les seves nacionalitats. Les característiques de cada personatge podrien tenir connotacions radicalment diferents si s’enfoquessin d’una altra forma. Es tracta d’un joc molt subtil, un discurs que es pot canviar segons els interessos de qui el pronuncia. En aquest cas ens trobem davant una sèrie humorística, però la història ens dóna exemples menys innocus sobre la seva utilització.

Read Full Post »

Per aquesta segona entrada abarcarem una mica el tema de la projecció o eliminació d’estereotips des del propi país. Per aquest motiu, hem triat l’actual Expo de Shanghai com exemple. A l’Expo podem trobar pavellons de diferents països, on es duen a terme diverses mostres de cada cultura. Nosaltres ens centrarem en el pavelló espanyol, en les activitats que hi tenen lloc, i intentarem reflexionar sobre perquè es realitzen aquestes i no d’altres. Intentarem veure si Espanya mostra aquestes activitats per tal de reforçar uns estereotips que ja estàn en ment de tothom o, per al contrari, ho fa per tal de “desmentir” altres estereotips que potser no són positius per als interessos del país.

També voliem esmentar una notícia relacionada amb les activitats del nostre pavelló (concretament relacionades amb Catalunya) que ens va xocar força: la polícia xinesa va haver d’intervenir quan uns nens xinesos van intentar fer una torre humana imitant als castellers que havien vist per televisió (Notícia a La Vanguardia, aquí i a El Mundo, aquí). Aquesta es una mostra del poder que pot tenir la Expo a l’hora de donar o canviar la imatge d’un país.

Però què són les Exposicions Internacionals? Segons la “Convención relativa a las Exposiciones Internacionales” aquests actes acreditats per la BIE (Bureau International des Expositions) tenen com a fi principal l’ensenyança al públic; mostrar la cultura, l’economia, l’art… dels diferents països que en formen part. Podem dir que el seu principal ús és promoure les relacions internacionals.

Per tant, està clar que el motiu primordial de gastar una considerable quantitat de diners en aquestes exposicions, que a les poques setmanes ja són desmuntades, no és altre que intentar crear relacions polítiques i econòmiques a través de vendre una imatge bona del país. La cara positiva dels estereotips.

Això, que pot semblar un fet merament polític, realment deu tenir un estudi antropològic de la pròpia cultura. Com decidir quins aspectes del país es compartiran i s’ensenyaran durant la Expo? Per què unes tradicions si i altres no? Quina imatge crea identitat com a país per poder ser exposada a l’estranger? …

I a causa d’aquestes preguntes ens entra el dubte…fins a quin punt la imatge que vol donar cada país en el seu pavelló és real? Anem a analitzar el cas d’Espanya.

Podríem dir que el pavelló Espanyol ha basat la seva força en tres pilars base: una estètica impactant que tot i ser innovadora i moderna fuig de la fredor; la participació de personalitats espanyoles reconegudes a nivell mundial, com és el cas de directors de cinema, actors i esportistes famosos; i l’exposició de productes nacionals i els aspectes culturals més coneguts fora del nostre país. L’espai es divideix en tres sales (Origen, Ciutats, i Fills) que desemboquen en una anomenada Plaça Viva, i la seva temàtica se centra en l’evolució de l’urbanisme cap a ciutats sostenibles, fent atenció tant al passat, com al present i al futur del país.

En primer lloc, el disseny del pavelló, que es va decidir mitjançant un concurs públic i va ser finançat per l’Estat, té l’objectiu de connectar amb la societat xinesa tant urbanita com agricultora i més tradicional, mitjançant el mimbre que s’ha fet servir per al seu revestiment. D’altra banda, cada sala ha estat realitzada per un director de cinema conegut (Bigas Luna, Basilio Martín, Isabel Coixet), i s’hi projecten, entre d’altres, escenes de deportistes com Rafa Nadal. Quina imatge es pretén projectar amb tot això? El pavelló ens parla d’un país amb gent creativa i sana, competitiva i treballadora, que mira cap a la sostenibilitat futura sense oblidar les arrels del passat en cap moment. Potser aquestes són característiques positives que també atribuïm a la població xinesa, i per aquest motiu ens sembla que poden ser els punts de connexió idonis?

Finalment, a la Plaça Viva es pot trobar una mostra de productes nacionals i demostracions de la cultura més típica i tòpica d’Espanya que puguem imaginar: un bar de tapes, degustacions de pernil ibèric, balladors de flamenc… Sembla ser que els organitzadors han decidit potenciar descaradament tot allò que es relaciona automàticament amb el nostre país, i de fet, es tracta d’imatges que deuen la seva força als estereotips subjacents, que, interpretats de la forma adequada, serveixen per meravellar els visitants del pavelló.

Parlant de les imatges que es relacionen amb Espanya des de la Xina, seria important fer un incís en les relacions d’Espanya amb aquesta, que es mantenen des del 1973. El contacte entre tots dos països ha estat constant, si ve mínim en comparació amb el d’altres potències. Les relacions han passat per diferents nivells, essent sempre bones, però reduint-se en els últims anys.

Sobre el “distanciament” de les dues nacions en les seves relacions dels últims anys, tots els experts coincideixen a dir que estan per sota tant del paper que té la Xina en l’economia mundial, com el paper d’Espanya i les seves empreses en el comerç i inversió exteriors. “La China es el mercado del mundo.” afirma Carlos Blasco Villa, ambaixador d’Espanya a la Xina, i és per això que l’ambaixador vol estimular a les empreses espanyoles a instal·lar-se a la Xina.

Segons Blasco, dels països d’Europa més coneguts a la Xina, Espanya és el 5é (darrere de Gran Bretanya, França, Alemanya i Itàlia), i el coneixement que els xinesos tenen d’Espanya és pla i basat en tòpics. “Los chinos nos conocen especialmente por el fútbol i los toros.

És per tot això que Espanya veu en l’Expo de Shanghai una oportunitat idònia per mostrar al poble xinès l’essència d’Espanya, i tot i estar en crisi, s’ha fet aquesta gran inversió considerant-la una cosa necessària, i de la qual Espanya pensa treure’n el màxim partit possible. I de moment, sembla que “el cistell espanyol” (sobrenom del pavelló d’Espanya) esta considerat com un dels favorits de la Expo, acaparant l’atenció en multitud de mitjans locals.

Per tant, és bastant clar que la connexió amb la població xinesa és un dels objectius de l’Exposició. Per això, en el pavelló espanyol, com hem esmentat, es busquen característiques que nosaltres considerem que són positives des del punt de vista xinès. Amb aquests aspectes ens intentem acostar per desprès potenciar els estereotips que ens afavoreixen econòmicament. No hem d’oblidar que la Xina es veu com un mercat potencial i que el 95 % dels visitants de la Expo seran xinesos, és a dir, 66 milions de possibles consumidors. No està pas malament llavors mostrar allò que ja sabem que ven molt bé la imatge i productes espanyols arreu del món.

No obstant, no cal pensar-hi gaire per adonar-se que les intencions de Carlos Blasco Villa, consistents en modificar la imatge espanyola i allunyar-la dels estereotips, difereix molt de la realitat, en que es potencien, com hem comentat, els estereotips que són més coneguts a la Xina, com ara el flamenc, convertint la expo en un esdeveniment en que no s’aconsegueix canviar la imatge del país, i que només és capaç de mostrar-se a si mateix amb les mateixes cartes de sempre. Per no comentar que les dues sales que podrien haver-ho canviat, les dissenyades per Basilio Martin i per Isabel Coixet, són incapaces de mostrar res d’Espanya. En la del primer, s’hi mostra un vídeo que si bé és força emotiu, no aconsegueix captivar a un públic majoritàriament xinès, que no té ni idea del significat ni del context de les imatges que apareixen al vídeo (imatges de la Espanya actual). Potser amb alguna explicació en xinès, la seva popularitat canviaria. I, la segona sala, simplement és un nadó que mira cap al futur, mentre explica com voldria que fos el món en el futur. Si bé respon a la perfecció al lema del pavelló espanyol: “De la ciudad de nuestros padres, a la ciudad de nuestros hijos”, també és cert que no aporta res respecte Espanya. Podria estar en la sala de qualsevol altre pavelló i tindria el mateix èxit. Es podria argumentar que mostra que Espanya té visió de futur, però no serà més important complir primer amb l’objectiu de la expo i mostrar al món l’autèntica Espanya, o si més no, una part de la mateixa, que no pas mostrar un futur basat en hipòtesis, que l’únic objectiu que tenen és impresionar artísticament? I, seguint amb les reflexions, és realment adequat mantenir una imatge estereotipada d’una Espanya que ofereix al món diversió i cultura flamenca, o hauria de tenir més cura de mostrar la seva diversitat i varietat, ja que les actuacions que s’hi fan al respecte (setmana de Catalunya) són igualment estereotipades i no aclareixen quina és la situació real d’Espanya? Per acabar, creiem important fer-nos una última pregunta: si Carlos Blasco Villa pretenia eliminar els estereotips, perquè els ha mantingut? Nosaltres tenim algunes idees. Podria ser que hagi pensat que seria més fàcil mostrar la Espanya real a través de la que els xinesos coneixen, perquè mostrar una imatge massa diferent hauria pogut resultar xocant. O també és possible que realment mai hagi estat interessat en eliminar els estereotips, responent als interessos d’una part de la població, i que les seves declaracions responguessin al que la població espanyola esperava del pavelló.

Read Full Post »

– Prohíben a homosexuales chinos donar sangre

Una normativa oficial restringe a la comunidad gay china de donar sangre, pues son considerados ”peligrosos” ; el gobierno chino declaró durante años a la homosexualidad como un trastorno mental.

Los ciudadanos chinos que se declaran abiertamente homosexuales tienen prohibido donar sangre, una normativa que según miembros de un colectivo gay es discriminatoria y contribuye a proyectar sobre ellos la imagen de que son “peligrosos” , informó hoy la prensa oficial.

Desde hace años, los donantes de sangre chinos deben rellenar un cuestionario en el que se les pregunta su tendencia sexual, y aquellos que se reconocen homosexuales tienen prohibido donar sangre, explicó el diario “Global Times” .

Una lesbiana shanghainesa de 20 años, Bai Fei, contó al diario que hace dos años decidió donar sangre para celebrar de este modo su llegada a la mayoría de edad, pero tras rellenar el cuestionario un doctor le informó de que no podía dar su plasma.

“Me sentí humillada, y como había gente haciendo cola el doctor me dijo: ‘Vete, no desperdicies el tiempo de otros donantes” , se quejó la joven.

El problema se hizo muy patente el año pasado, cuando, tras el terremoto de Sichuan (12 de mayo) , hubo una llamada a nivel nacional pidiendo donaciones de sangre para las víctimas, por lo que muchos homosexuales descubrieron entonces la prohibición.

“La posibilidad de donar o no debería depender de la salud de uno, no de su opción sexual” , dijo un gay cantonés, llamado Aqiang, también en declaraciones a “Global Times”.

Aqiang se lamentó de que en China los homosexuales sean vistos como personas de vida sexual disipada y que no toman las precauciones necesarias: “Un gay o lesbiana ‘monógamo’ no es más peligroso que un heterosexual” , aseguró.

Representantes del colectivo recomiendan que las autoridades chinas sigan el ejemplo de sus pares de Hong Kong, territorio independiente de China en materia sanitaria y donde en los cuestionarios no se les pregunta a los donantes su opción sexual, sino detalles sobre sus últimos encuentros sexuales y si éstos fueron o no seguros.

Durante décadas el Gobierno chino consideró la homosexualidad como un trastorno mental, y aunque oficialmente ya no se sigue esa política el colectivo continúa sufriendo discriminaciones en el país asiático, y muchos de sus miembros esconden su sexualidad públicamente.

Fuente: EFE

En esta entrada analizaremos los distintos aspectos de la homosexualidad en China a partir de las dos noticias citadas anteriormente, ya que es un tema que todavía hoy, a pesar de todas las acciones y movilizaciones de concienciación sigue siendo fruto de mucha controversia. Nuestra intención es conextualizar la censura,

El término homosexualidad pertenece a ese grupo de palabras cuyos significados no son unívocos o fijos, sino que lo subjetivo o ideológico contribuyen a darle un sentido determinado: para unos es un acto o conjunto de actos, para otros una identidad social o cultural, para otros una enfermedad, para otros un deseo, para otros un pecado ( A. Mira 1999 ). Lo referiremos a el deseo y las relaciones sexuales entre individuos del mismo sexo, en un sentido tanto sentimental como físico.

En el libro de A.Mira ( Para entendernos. Diccionario de cultura homosexual, gay y lésbica.) podemos encontrar un análisis de este concepto y las realidades a las que representa, como parte de una estrategia de demarcación de fronteras y marginación de la diferencia. Trata el término de ser creado desde una perspectiva heterosexista, con intención de nombrar algo, cuando otros rasgos de la personalidad no son etiquetados, y de este modo crear una otredad, un modo de diferenciación separatista. La homosexualidad se construye así como una identidad cuyo fin sería el de reforzar por oposición un modelo: el de la familia heterosexual supuestamente monógama con fines pro creativos.

Además -indica- no se puede hablar de homosexualidad, sino de homosexualidades, ya que (repasando las manifestaciones del amor o deseo entre individuos del mismo sexo) podríamos ver distintos modelos que se identificarían en cierto sentido con el concepto de homosexualidad, aunque no se puede hacer una identificación absoluta entre cualquiera de ellos: homosexualidad ritual en Melanesia y otras culturas, la pederastia griega, la sodomía en la edad media, el travestismo, el modelo patológico de fines del XIX que considera la homosexualidad como una enfermedad y que perdura en cierto modo hasta nuestros días.

Todos estos modelos enfatizan la marginación, la trasgresión y la condena. No es hasta los sesenta cuando surge (principalmente en los países anglosajones) lo que podemos llamar el modelo gay, que supone una definición afirmativa de la homosexualidad, “sale a la luz” de forma abierta  y se manifiesta libremente, creandose una identidad. Hasta ese momento, el rol se definía según un sistema de coordenadas masculino-femenino, los gays defienden un rol que va más allá de ambos y no depende necesariamente de éstos: ser gay es un modo de ser en el mundo legítimo en sí mismo.  Tratan de diferenciar así la atribución de la homosexualidad a la proximidad de género con el sexo contrario, entendiendo género cómo algo que la cultura inculca y atribuye a la diferenciación de sexo. El sexo es algo biológico, el género es adquirido, es la construcción cultural de las características que atribuimos a “femenino o masculino”, que no son iguales en todas las culturas.

Las relaciones sexuales entre varones son unas prácticas sociales en torno a las que se ha construido un estilo de vida primero y una subcultura después”. (O. Guasch CONCIENCIA de un SINGULAR DESEO. Estudios lesbianos y gays en el estado español.)

El mayor logro social de estas prácticas sería para él, el haber configurado una identidad social específica que ofrecer a sus practicantes: la identidad gay. Introducimos así el concepto de subcultura nombrando características internas como contraposición al concepto de cultura en antropología asociado a las culturas exóticas. Esta subcultura es lo que relacionamos con la identidad surgida del modelo gay, como un modo de vida y de aceptación tanto en un marco personal como social, a la vez que crea una barrera propia, surgida del porpio movimiento que promueve la diferenciación.

La aparición de la homosexualidad se remonta a la dinastía Han (206 antes de Cristo-220 DC), tiempo en el que durante mucho siglos las relaciones homosexuales eran uno de los temas principales de la novela clásica y formaban parte de la vida social. En un intento por desprenderse de su pasado feudal, en el siglo XX, el Partido Comunista de China empezó a considerar la homosexualidad un problema social, y los sospechosos de mantener ese tipo de relaciones llegaron a ser perseguidos por la policía. La situación cambió ligeramente cuando a finales de los 70, el líder supremo Deng Xiaoping, fallecido en 1997, puso a China en la senda de las reformas de mercado y abrió la economía al mundo exterior. Una cierta actitud liberal reemplazó el fundamento puritano de la sociedad previa a las reformas.

La opinión pública es la mayor responsable en frenar la evolución de este tema, influenciada en gran parte por la moral confuciana, en la que se dictaba que cada varón debia formar una familia para así engendrar descendencia masculina que perpetuara el culto a los antepasados. A partir de los años ochenta, los derecho del individuo fueron ganando terreno sobre todo en las grandes ciudades pese a que su cultura seguía vinculando la sexualidad a la procreación, viendo de manera negativa la noción de placer, y más aún si ese placer era homosexual. Debido a esta situación, muchos homosexuales se ven obligados a casarse con mujeres para guardar las apariencias y viven una sexualidad clandestina.

En las ciudades la tradición tiene menos peso debido a  la política del hijo único: cuando una pareja tiene una niña resulta imposible respetar la tradición. Además, la mayor movilidad profesional existente en las metrópolis permite a los jóvenes eludir la presión de los padres.
A principios del nuevo siglo XXI, China eliminó la homosexualidad de las enfermedades mentales, concretamente el 21 de Abril de 2001.

El colectivo homosexual chino estima que un cambio de actitud de los medios de comunicación podría influir en la opinión pública. Sin embargo hay un problema que lo impide, el riesgo de que el apoyo a una minoría sexual arrastre a los medios de comunicación al terreno resbaladizo de los derechos humanos.

La historia de la homosexualidad en china se asemeja a la de Occidente, con la antigua Grecia y Roma, dónde las relaciones sexuales entre personas del mismo género eran vistas desde la normalidad. Tanto en la literatura clásica china como en la griega se ha hecho patente la existencia normalizada de la homosexualidad, desde Homero hasta Platón. En la Antigua Grecia no se concebía la orientación sexual como identificador social, cosa que sí se ha hecho en las sociedades occidentales en el último siglo. La sociedad griega no distinguía el deseo o comportamiento sexual por el sexo biológico de quienes participaran, sino por cuánto se adaptaba dicho deseo o comportamiento a las normas sociales.

La represión que sufre China desde la implantación del régimen comunista aún es visible en la sociedad, aunque quizá un poco más atenuada, ya que quiere dar una apariencia de país “libre” a nivel internacional. En muchos aspectos se ven las contradicciones de la política social del gobierno chino, pero nos centraremos en el tema que estamos tratando, la homosexualidad. Pese a que la homosexualidad no está prohibida tampoco se ha promulgado ninguna ley contra la discriminación. Se ha calificado la política del gobierno hacia el tema con el lema de los “tres noes”: no aprobar, no desaprobar y no promover (不支持, 不反对, 不提倡). Sin embargo, existe represión y censura.

Hay que destacar la censura de todas las películas con contenido homosexual, como Brokeback Mountain (2006) en la que incluso se censuró el discurso de su director, Ang Lee, ya que criticaba la postura del gobierno sobre la homosexualidad. También cabe señalar la prohibición de páginas de contenido gay y los programas televisivos que tratan la homosexualidad por considerarlos contrarios a la forma de vida saludable de China. Sin embargo, lo que más nos sorprende y en relación al articulo que hemos aportado, es la prohibición de donar sangre basada en la orientación sexual del individuo, dado que la homosexualidad es uno de las principales formas de transmisión del VIH. Aún y así hay médicos y activistas que siguen luchando contra esta afirmación, ya que no es la orientación sexual la que transmite el sida, sino si se usan o no métodos de protección. Pese a haber sido descatalogada como enfermedad mental, la homosexualidad se sigue considerando trastorno psicológico. Según un sexólogo chino, Liu Dalin, la homosexualidad  puede percibirse según los casos como criminal, patológica o normal: “China está aún en la etapa de la enfermedad.”

A pesar de que la homofobia es un fenómeno que se ha dado en sociedades de todo el globo (y, curiosamente, muchas de ellas cuentan con un pasado histórico donde las prácticas homosexuales eran muestra de refinamiento, buen trato e incluso poder), su evolución y actual enfoque, así como presentación y entendimiento de los “no-homosexuales” a los “homosexuales”, e incluso desde dentro de su colectivo, si es que tienen conciencia de él, varía e incluso puede llegar a volverse contradictorio o, como mínimo, de ideas difíciles de compartir.

Como ya hemos dicho en el análisis histórico, la homosexualidad china tiene varios siglos de vida y, aunque nunca del todo asimilada, estaba medianamente aceptada entre los círculos donde era más frecuente, que como suele suceder, estaban ligados al gobierno o el arte. Con la irrupción de la represión oficial y la postura de persecución normativizada adoptada por la China maoísta nos acercamos más a la idea que entendemos desde occidente de la homofobia activa, la homosexualidad como una práctica estigmatizable y que se presta a ser eliminada por considerarse perjudicial para el bien social. Aún así, aunque el objetivo sea el mismo, los motivos y la metodología divergen, y por lo tanto no podemos contemplar ni entender del mismo modo la intolerancia con nuestra clave, con nuestro pasado ni con nuestra concepción, aunque podemos construir un nivel de comprensión mediante el estudio de su propia ideosincrasia.

La raíz de esta diferencia se encuentra esencialmente en la importancia que desde occidente se da al individuo, en contraposición a la primación de la sociedad que está instalada en la mentalidad asiática. Así pues, los motivos que se esgrimen en China para atacar la homosexualidad no son espiritualistas, morales (como conducta de pecado) o incluso biológicos (en el absurdo intento de tratar de forzar a la ciencia una justificación que es de interés, mayormente religioso), como tiempo ha se viene haciendo en nuestros círculos sociales, sino que se centran en la progresión social, en el mantenimiento harmónico de la hegemonía familiar, de los valores confucionistas que situan la pareja heterosexual como el pilar base de continuación de la prole, del orden establecido. Así pues, teniendo esto en cuenta podemos vislumbrar porqué nos sorprende y nos lleva a rechazo por irracional la prohibición de la transfusión de sangre por parte de los homosexuales, no sólo por un componente ideológico (que subyace pero no predomina) sino por un miedo de “contagio” social, de hipotético factor pernicioso. No se condena al individuo por ser homosexual, y sus prácticas con su propio cuerpo, sino con la actitud que puede tener hacia el resto de la sociedad. No se trata como un pecado individual a la cristiana sino como un “posible crimen” por cómo pueda influir en el comunitas, en el establishment.

Como podemos ver, la homosexualidad es un tema que puede tratarse desde muchos puntos de vista y ser interpretado en multitud de claves, peropor encima de todo es un arma en la política social, sin tener en cuenta todas las implicaciones que este trato supone, enajenando a lo que se ha venido llamando “comunidades homosexuales”.

Todavía queda un largo camino por recorrer para que todo sea aceptado como algo cotidiano y común, y no con el trato de “subculturas”, o con los añadidos diversos que se les van adjudicando según la moda social del momento. Sin embargo, más allá de las restricciones oficiales, hay que saber que el camino para la normalización es parejo, deben coincidir tanto tolerancia social como permisividad administrativa.

Bonus link: Pingüinos gays

Read Full Post »

Desde finales de los años ’80 la llegada de trabajadores extranjeros a Japón ha suscitado un debate entre la sociedad nipona como nunca se había visto. La población se haya dividida entre una tendencia aislacionista (sakoku) y otra de carácter aperturista (kaikoku). Mientras tanto, el flujo de inmigrantes se ha mantenido constante durante años, y a principios de los ’90 ya suponían el 1% de la población japonesa.
Entre las comunidades de extranjeros podemos distinguir claramente dos grandes grupos. Por un lado, los llamados “inmigrantes viejos”, principalmente coreanos y chinos (junto con sus descendientes) que llegaron a Japón antes de 1970. Por otro lado, los “inmigrantes nuevos”, el resto, principalmente venidos de países asiáticos o descendientes de japoneses migrados.
Sea cual sea su origen, parecen estar abocados a un mismo destino. A finales de los ’80 y principios de los ’90, los inmigrantes asiáticos, por ejemplo, trabajaban mayoritariamente en los peores empleos que la sociedad japonesa podía ofrecer, con sueldos bajos, pésimas condiciones laborales, inseguridad laboral y nula posibilidad de ascenso. En 1992 los inmigrantes asiáticos varones estaban empleados más frecuentemente en la construcción (51%) y las fábricas (28%), mientras que las mujeres se dividían entre la hostelería (34%), las fábricas (17%) y la prostitución (11%).
Poco a poco, la presencia de extranjeros se hace evidente, dejando de ser una peculiaridad (anomalía según los propios japoneses) de las grandes ciudades portuarias y convirtiéndose en una parte de la vida diaria. Y como muchos otros inmigrantes en el mundo, los que llegan a Japón lo hacen con la intención de regresar a sus países de origen en un periodo no muy largo de tiempo. Sin embargo eso no siempre es posible, como demuestra la aparición de periódicos o programas de radio dirigidos a grupos inmigrantes concretos, así como tiendas de productos típicos o incluso barrios propios. De esta manera, tal y como ocurre en Europa occidental o en Estados Unidos, se llegan a generar comunidades transnacionales.
En este contexto la sociedad japonesa se ve abordada, cuando no sobrepasada, por un mundo que gira demasiado deprisa para ellos, que atrapa en su red a todos los países y a todas las personas, que integra en su engranaje sin preguntar ni esperar consentimiento. En este punto nace el debate social, consecuencia (y en parte continuación) de aquél que ya tuvo lugar en 1853 cuando el comodoro Perry forzó la apertura de Japón a las potencias occidentales. Entonces, los líderes se posicionaron en contra (saikoku) y a favor (kaikoku) del contacto; igual que hace ciento cincuenta años, los líderes políticos de hoy se pronuncian, y con ellos lo hace también la sociedad.
La facción saikoku sostiene que la llegada de extranjeros minará la unicidad de Japón. En opinión del escritor Nishio Kanji (1988) la población no-japonesa será la causa de la misma disgregación social que se observa en otros países; tal y como él (1989:330) sintetiza “Esto no es necesariamente un problema económico. Francamente hablando, es un problema de ‘defensa cultural’”.
El lado kaikoku aboga por la entrada de extranjeros procedentes de países pobres. Un argumento habitual es la obligación moral de Japón, como país sano, de permitirles ganar dinero. Onuma Yasuaki (1988) opina que aceptar inmigrantes no sólo haría de Japón un mejor miembro de la comunidad internacional, si no que además abriría el cerrado espíritu de los japoneses.
La ONU advierte de que Japón discrimina a los inmigrantes
El 31 de marzo de este año Jorge Bustamante, relator de la ONU para los Derechos de los Inmigrantes, explicaba en rueda de prensa las conclusiones obtenidas de su visita a cuatro ciudades japonesas. Durante nueve días se entrevistó con miembros del gobierno, ONGs e inmigrantes de Tokio, Toyota, Nagoya y Hamamatsu a fin de investigar la situación de los derechos humanos de los emigrantes en Japón. Sus palabras, a pesar de que el informe final será presentado a finales de año, dejan poco lugar a las dudas.

“El racismo y la discriminación son todavía demasiado comunes en Japón”
“Aunque Japón empezó a recibir trabajadores hace 20 años, todavía no ha adoptado una legislación que proporcione protección a los derechos de los inmigrantes”
“El gobierno japonés tiene todavía que responder a muchos desafíos para proteger los derechos humanos de los emigrantes y sus hijos”
“La policía rechaza en muchos casos las denuncias de inmigrantes”
“Crear instituciones para integrar a los inmigrantes en la sociedad y proporcionales derechos en términos de vivienda, educación y sanidad sin discriminación”
“Hasta el momento no ha logrado consolidar una política protectora para los trabajadores foráneos”
“El programa de formación industrial y técnica vigente deber ser reemplazado por uno de empleo”
Contra el derecho a voto de los inmigrantes
Una de las nuevas propuestas del gobierno demócrata japonés ha sido el derecho a voto de los inmigrantes con residencia permanente. Sin embargo, esto no es algo bien visto por toda la sociedad nipona. Entre los opositores a esta medida integradora, han empezado a surgir discursos xenófobos que atentan directamente contra la integridad de los inmigrantes.
Se han producido varias manifestaciones promovidas por la ultraderecha en las que se podía leer mensajes como los que siguen.
En los carteles se puede leer “No queremos el voto para los extranjeros” y “Ahora esto es una amenaza para Japón”.
Además de la pública manifestación, también se pueden encontrar panfletos y pasquines publicados con mensajes claramente racistas.
Seis razones por las cuales permitir el voto a los extranjeros es una mala idea.
En este cartel se ataca a los miembros de la dieta que han promovido la ley.
Además, en el último año, las nuevas tecnologías también han sido utilizadas en una campaña de “concienciación” contra los extranjeros. Así, mediante el envío masivo de flyers y otros correos electrónicos se acusa a los extranjeros de criminales y peligrosos (relacionándolo con el debate sobre el derecho a voto de los mismos) y se fomenta un sentimiento anti-chino argumentando una futura invasión.
Este flyer alerta del aumento de criminalidad extranjera y del peligro que comporta la política del Partido Demócrata y su postura pro-inmigración, la cual trae implícita mayor criminalidad.
A través de las viñetas se explica cómo el derecho a voto de los inmigrantes supondrá que éstos detenten más poder social y perjudiquen a los propios japoneses.
Establecimientos que no admiten extranjeros
Alegando problemas idiomáticos, diferencias de actitud y comportamiento, o cualquier otro motivo aparentemente superfluo, incontables establecimientos vetan la entrada a clientes extranjeros a no ser que vayan acompañados de un japonés. En la siguiente dirección se puede ver una extensa recopilación de este tipo de lugares:
Bibliografía
Joaquín Beltrán Antolín, “Diversitat Ètnica i formes de vida a l’Àsia Oriental”, Barcelona: UOC
John Lie (2001) “Multiethnic Japan”, London: Harvard University Press
Nishio Kanji (1988) “Senryakuteki “sakoku”ron”, Tokyo: Kobunkan.
Nishio Kanji (1989) “Rodo kaikoku wa do kentoshitemo fukano da”, Chuo Koron, Sept., pp. 312-330
Onuma Yasuaki (1988) “’Gaikokujin rodosha do’nyu rongi ni kakerumono”,  Chuo Koron, May, pp. 148-162
Diario digital  “Migrante Latino”:
Diario digital “México Migrante”:
Blog “La voz del inmigrante”:

Read Full Post »

señora y velociraptor

Tal y como era de esperar, algunas señoras recurrieron al estereotipo fácil calificando a los chinos de trabajadores, educados, serios, tranquilos o incluso sospechosos.

Los restaurantes dejan que desear, la carne es sospechosa. ¿Has visto enterrar a un chino? Creo que son un poco sospechosos en sus actividades

La utilización del término sospechoso no es aleatoria.

sospechoso, sa.

1. adj. Que da fundamento o motivo para sospechar o hacer mal juicio de las acciones, conducta, rasgos, caracteres, etc.

2. adj. Se decía de la persona que sospecha.

3. m. y f. Persona cuya conducta o antecedentes inspiran sospecha o desconfianza.

(RAE)

Según eso, los chinos dan motivos para que los demás sospechemos de ellos. Es otra forma de justificar los prejuicios y las opiniones infundadas que al final puede dar lugar a un miedo u odio irracional.

Luego también nos encontramos con generalizaciones: lo que hace una persona es extrapolable a todo su conjunto. Una mala experiencia con una persona a la cual le otorgamos ciertas características que comparte con otras personas y que, por lo tanto, según nosotros crean un conjunto único y cerrado en el cual comparten esas características, es extrapolable a todo el conjunto. Un ejemplo rápido y sencillo sería: mi suegra es una cotilla en conclusión, todas las suegras del mundo son unas cotillas. Otro ejemplo de esto sería el testimonio de una de nuestras entrevistadas:

No soy racista pero entre chinos, peruanos, moros, negros… No me dejan vivir. En nuestra escalera tenemos cuatro pisos y son sucios y marranos. El bar de abajo de mi casa lo llevan ahora unos chinos y salen del baño sin lavarse las manos.

La cantinela de “yo no soy racista pero” se vuelve a repetir:

Nunca compro nada en los bazares chinos, no soy racista, pero para dar de comer a un chino, mejor a un español. Prefiero gastar un poco más de dinero y comprar en tiendas españolas, que además prefiero ir siempre a las mismas tiendas, donde ya se que marcas me gustan y son de buena calidad y confianza, no como las baratijas sin garantías de los bazares. Jamás he comido en un restaurante chino, prefiero mil veces la comida de aquí.

Parece que se diga “Yo no soy racista pero es que esto que te voy a decir es una verdad universal, por lo tanto no es ser racista, es describir la realidad”.

A causa de experiencias vividas estereotipan a toda una comunidad, pero no todo lo que dicen es malo. Es el caso de las siguientes opiniones:

Mi opinión sobre los chinos es que son personas tranquilas y encantadoras No arman alborotos ni dan problemas.

Sé muy poco sobre los chinos. Pero lo poco que los conozco me parecen gente correcta y educada. También son muy serios y no molestan a nadie.

Todo depende de la experiencia vivida por la persona, pero generalmente se tiende a recordar más la parte negativa. Asimismo algunas de estas personas pese a afirmar no conocer a este colectivo, dan opiniones infundadas sin ningún tipo de prueba. Como por ejemplo:

No los he tratado. Entre unos y otros asín va España (sic.)

No estoy muy informada sobre el tema, pero creo que tienen convenios con el gobierno chino y no pagan impuestos los primeros años, por eso proliferan tantos

Durante estos encuentros hemos podido observar el miedo hacia “el otro”, hacia lo extraño, lo diferente; lo sospechoso. Siete de las once mujeres que accedieron a la entrevista hablan de integración. Piden que dejen su cultura de lado y se adapten a la nuestra, de manera que lleguen a ser igual que nosotros, ya que desde su punto de vista eso es lo que se debe hacer: “allá donde fueres, haz lo que vieres”.

Con todo lo visto anteriormente, hemos intentado desestereotipar a estas dos comunidades, a través de lo q dicen las señoras sobre los chinos, nos damos cuenta de que no es la realidad. Con lo cual, no hay un estereotipo para un colectivo de personas sino que cada uno es como es, con sus defectos y virtudes y en ningún momento se debe generalizar a una comunidad por algunas experiencias vividas. Al fin y al cabo, la comunidad es un grupo de gente que se perciben a sí mismos como iguales pero esto no es más que una invención osea, el colectivo de las señoras como amalgama de mujeres adultas que hacen cosas raras juntas no existe. Uno de los primeros grupos que se hicieron era el de Señoras con la bolsa en la cabeza cuando llueve pero la situación se fue agravando hasta llegar a frases sin sentido formadas por diversos memes de Internet. Además en ocasiones se aprovechan sucesos reales para asociar esos hechos al conjunto de las Señoras, por ejemplo: Señoras que se compran unos plátanos en Lidl y acaban de after a raiz de la noticia de que se encontró cien quilos de cocaína entre las cajas de plátanos de varios supermercados Lidl (link).

Señora

En definitiva, el colectivo de Señoras que nos venden no existe y no debe ser tomado en serio ya que, además de ser una generalización, se creó para ridiculizar ciertos hechos cotidianos que pueden o no ser aislados; a su vez, el colectivo de chinos no debe ser estereotipado ni para bien ni para mal pues cada persona es única.

Read Full Post »

Junto a nuestro planteamiento sobre relacionar el estereotipo de la “señora” arquetípica con el “chino” como paradigma popular, surgieron algunas preguntas clave: ¿El concepto de “señora” es tan diferente de la parodia que se hace de ellas en las redes sociales como pensabamos? ¿Si les preguntábamos que pensaban de los “chinos” iban a responder lo que estamos acostumbrados a oír o iban a ser fieles a su papel prototipado? ¿Y ante todo, qué es lo que abarca el concepto “señora”?

Una “señora” entendiéndolo como nuestro objeto de estudio se puede definir por la edad y el sexo (en principio, mujer de 60 a 70 años, anque según las circunstancias podria ser más joven o más vieja). En esto último, intervendría otro factor, el de la salud. Nuestra “señora” sería una mujer que aunque puede ser considerada a los albores de la senectud aún se vale por si misma,  estando relativamente sana, y que cuenta con lucidez.  No solo es capaz de exponer sus ideas, sino que lo hace a menudo, y sigue un modelo de vida determinado por sus convicciones. Esto es, básicamente, los que no pertenecemos a ese sector de la sociedad lo que encontramos pintoresco y muchas veces ilógico y sin motivo.

“Señoras que quedan para ir a andar”, “Señoras que dicen que su vecino asesino siempre saludaba”, “Señoras que se cruzan la bata cuando van a decir algo importante”, “Señoras que van paseando y se paran en seco para dramatizar la conversación”, “Señoras que suspiran al sentarse”, “Señoras con la bolsa en la cabeza cuando llueve” o “Señoras que van a la orilla de la playa y ponen las manos en la cadera” son algunos ejemplos de grupos que usan ese estereotipo en la red Facebook, siendo tan popular que ya ha pasado de enumerar las miles de costumbres tan cotidianas para nosotros, y va más allá, conceptualizándolo como un personaje, y relacionándolo con otros “personajes” que ya nada tienen que ver con las costumbres de las señoras. Ej: (“En ocasiones veo señoras”, “Señoras que son velociraptors” o “Señoras que tiran elefantes a los modernos que matan velociraptors”). Estos grupos ya han perdido todo su significado i solo es una enumeración absurda de conceptos (ya no estereotipos).

Según el diccionario, la palabra señora tiene muchos significados, pero los que usamos aquí serían ” Persona que no es joven que merece respeto” o “Persona casada o viuda”. Uniendo estas definiciones no nos podriamos formar una idea exacta de lo que significa una “señora” como tal, siendo esta una amalgama abstracta de saber popular difícil de definir en un universal.

Se podría asemejar sin embargo a la idea de “abuela”, entendiéndola no como la madre de un progenitor, sino como una definición que se acercaría más a la “obaasan” japonesa, aquella mujer, que por su edad y también por la posición que detemina en la sociedad, la gente que no es de su família, la llama también “abuela”.

Una vez tuvimos los resultados de las entrevistas que formulamos a diferentes mujeres que podrian entrar dentro del grupo “señora”, analizamos las respuestas obtenidas.

Nuestra pregunta principal era: ¿Qué pensaba usted de los chinos?, pero también añadimos otras de secundarias en algunos momentos, como ¿Consume usted en restaurantes o bazares chinos? o ¿Aceptaría que sus hijos/hijas tuvieran relaciones sentimentales con chinos/chinas?, y en general dimos carta blanca para que respondieran libremente sobre lo que conocían o en muchos casos creían conocer (concepto de importancia).

Las entrevistas se realizaron en la ciudad de Sant Cugat (Barcelona), por los alrededores de un supermercado Mercadona y en la plaza de la estación de Ferrocarrils de la Generalitat, al mediodía de un día laborable.  Nos dimos cuenta de que muchas vivían en barrios donde muchos de sus vecinos eran chinos o inmigrantes de otros países y que frecuentaban relaciones de convivencia o de compraventa con establecimientos de chinos.

Aunque de las decenas que intentamos entrevistar muchas fueron reacias a darnos su opinión, recibimos bastante información de las que nos quisieron atender.

  • Señora 1. Hay muchos; buenos, malos y regulares. Hay actividades irregulares, economía sumergida (mafias), eso no me gusta. Que se dediquen al comercio me parece bien. Los restaurantes dejan que desear, la carne es sospechosa. “¿Has visto enterrar a un chino?”. Creo que son un poco sospechosos en sus actividades, sobre todo para reconocer trabajadores. Si no los van a reconocer (sueldo, residencia, seguridad social etc.) que no los traigan. Que hagan kárate que eso lo hacen bien…
  • Señora 2. No soy racista pero entre chinos, peruanos, moros, negros…No me dejan vivir. En nuestra escalera tenemos cuatro pisos y son sucios y marranos. El bar de bajo de mi casa lo llevan ahora unos chinos y salen del baño sin lavarse las manos. Tienen más facilidades con las tiendas, no pagan impuestos. No compro en los bazares chinos ni voy a restaurantes. Considero que no invierten en la economía de aquí, ya que lo mandan todo a su país, sin pasar por el banco. No tienen seguros y estafan (mafias de economía sumergida). Vienen sin nada y se enriquecen rápidamente.
  • Señora 3. Mientras respeten no tengo ningún problema. Voy a restaurantes chinos y me gusta mucho la comida. No tengo manías sobre de dónde proviene la carne. Voy a veces a bazares chinos. No me creo los rumores que existen sobre el dinero que mueven. Creo que van integrándose poco a poco. Soy de Terrassa y los veo integrados, hay algunos que hablan catalán. No tengo problemas con ellos.
  • Señora 4. No estoy muy informada sobre el tema, pero creo que tienen convenios con el gobierno chino y no pagan impuestos los primeros años, por eso proliferan tantos. Creo que hay mafias con el comercio y que blanquean dinero. Tienen muchas inversiones.  Compro en los bazares chinos, aunque sean de baja calidad hay de todo. La relación calidad/precio es buena (tampoco nos engañan, si compras a bajo coste, la calidad se corresponde, no se puede pedir más). Voy a restaurantes chinos porque a mi hija le encantan y es barato, Creo que  la calidad de la comida cumple unos mínimos estandartes, aunque no todos pasan controles (como todos los restaurantes). Creo que están bien integrados, no los considero un problema ni he tenido percances con ellos, pero si con los marroquíes. Van a su ritmo. Creo que tienen un gran nivel adquisitivo, vienen y montan su negocio, pero utilizan economía sumergida, y pisos patera. Mafias que traen a gente que trabaja sin cobrar hasta que ha “pagado el viaje”. No me importaría que mi hija (de 18 años) saliera con un chino.
  • Señora 5. No los he tratado. Entre unos y otros así va España.
  • Señora 6. No se quieren integrar, no me caen bien, aunque no causan ningún problema. No acudo a restaurantes y compro poco en bazares chinos. Han cambiado el comercio tradicional.
  • Señora 7. Me parece bien que la gente vaya y venga. Voy a veces a restaurantes chinos, pero intento ir siempre a los mismos. Compro poco en los bazares. Creo que los chinos son trabajadores, sacrificados y no tienen tiempo. Mi peluquero es chino y me encanta como me corta el pelo. No tengo prejuicios pero considero que no terminan de estar integrados, ya que tienen su ambiente.
  • Señora 8. La inmigración es buena, siempre y cuando se adapten al país de acogida. Los chinos se adaptan a medias, como todos. Voy lo menos posible a bazares chinos y acudo a veces a los restaurantes. Tengo entendido que no pagan impuestos (tiendas, pisos…). Respecto a su carácter, es difícil saber lo que piensa un chino…los chinos “son muy chinos”. Si alguien de mi familia decidiera tener una pareja inmigrante, lo aceptaría, igual que me gustaría que si fuera mi caso, mi familia lo aceptara. No me importaría que fuera chino o de cualquier otro sitio, menos negro.
  • Señora 9. Mi opinión sobre los chinos es que son personas tranquilas y encantadoras. No arman alborotos ni dan problemas. En mi bloque vive una pareja de chinos y son gente muy simpática. Justo debajo del bloque tienen un restaurante y nunca han dado ningún tipo de problemas. Respecto a los bazares chinos, considero que han matado el comercio español. Son muy trabajadores, no paran sea la hora que sea, de día, de noche, a todas horas. No tendrían que haber permitido que hubiera tantos bazares, no es bueno para los comerciantes de aquí.
  • Señora 10. Sé muy poco sobre los chinos. Pero lo poco que los conozco me parecen gente correcta y educada. También son muy serios y no molestan a nadie. Se dedican solo a su trabajo. Me parece muy bien que pongan tiendas (bazares) con todo tipo de productos a muy buen precio. En la misma tienda encuentras de todo, no tienes que ir a distintas tiendas. Aún así, se ha de saber que se compra, la calidad no es del todo buena. Cosas como cosméticos, o artículos de uso cotidiano o que se usan directamente “encima de la persona” no las compraría, pero un juego de tazas de té para regalar, si. De vez en cuando voy a los restaurantes chinos, la comida es buena, como en cualquier otro lado.
  • Señora 11. “Yo no sé mucho de eso”. Parece gente amable, pero tengo la sensación de que ellos desconfían de nosotros. Nunca compro nada en los bazares chinos, no soy racista, pero “para dar de comer a un chino, mejor a un español”. Prefiero gastar un poco más de dinero y comprar en tiendas españolas, que además prefiero ir siempre a las mismas tiendas, donde ya sé que marcas me gustan y son de buena calidad y confianza, no como las baratijas sin garantías de los bazares. Jamás he comido en un restaurante chino, prefiero mil veces la comida de aquí. Creo que en general no se integran, aunque hay de todo como en todas partes, además, no se mucho del tema, pero no me gusta que tengan esos “grupitos de mafiosos”. No me importaría que mi hija, si quiere, se casara con un chino, si es lo que quiere, menos con un moro, con quien quiera.

Read Full Post »

Older Posts »