Feeds:
Entrades
Comentaris

Archive for 2/06/2019

10 de agosto de 1920, se redacta el Tratado de Sèvres (Francia), un proyecto para codificar la paz entre el Imperio otomano y los aliados de la 1ª Guerra Mundial. De facto el imperio otomano perdía la mayoría de sus antiguas posesiones y se prometía la creación de un Estado kurdo, el Kurdistán.

9_9_2014_b-pipes-kurdistan-8201_c1-0-2933-1710_s885x516
No obstante, el 24 de julio de 1923 se dividiría este Estado kurdo entre Turquía, Irán, Irak, Siria y Azerbaiyán, así que el prometido Kurdistán quedaba en papel mojado. La población kurda, quedó expuesta a la represión y adoctrinamiento de los Estados en los cuales había sido repartido. Estando su identidad en grave peligro, el pueblo kurdo inició un movimiento para conseguir su reconocimiento. Así después de un siglo de lucha, el movimiento kurdo ha conseguido numerosas hazañas.

ORIGEN DEL FEMINISMO KURDO

Sin embargo, no ha sido un movimiento impulsado solo por hombres como desde la sociedad occidental se pudiese creer al ser la mayoría del pueblo kurdo de religión musulmana. Después de todo, la mayoría de la sociedad occidental tradicionalmente cristiana tiene una visión hacia la religión musulmana y hacia los pueblos tradicionalmente de esta religión principalmente negativa, en estas sociedades occidentales se califica a la religión musulmana como sumamente anticuada y muy represiva hacia la mujer.

La mujer ha tenido un papel vital en todas las luchas y un movimiento feminista ha surgido a raíz de este conflicto. Una lucha que ya no solo era para defender la identidad kurda, sino también para combatir otras amenazas como el Estado islámico y defender en esta zona una nueva percepción de la mujer. Un feminismo apoyado en el partido PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán) y en concreto por la figura de su líder (Abdullah Öcallan) que fue el primero en plantear la liberación de la mujer en Kurdistán. Hasta su llegada las mujeres no podían salir de casa sin el permiso de un hombre. Ahora ellas se han liberado e incluso han armado milicias femeninas para luchar contra el ISIS.

Antes de la aparición del feminismo kurdo las mujeres estaban sometidas al hombre, desde matrimonios forzados hasta que sus hijos llegaban a la edad adulta y adoptaban los comportamientos de su padre y se los volvían a transmitir a la madre. Es por esto por lo que las mujeres marchaban a la milicia para intentar cambiar su situación y empoderarse. Ahora hay milicias tanto mixtas como exclusivamente femeninas en el movimiento, y las femeninas tienen derecho a veto sobre las mixtas.

 

 

VISIÓN DE LA SOCIEDAD OCCIDENTAL TRADICIONAL DEL FEMINISMO KURDO

Desde la tradicional sociedad de la parte atlántica de occidente la mujer tradicional musulmana se ha visto como débil y sumisa, marcado por una cultura tradicional, donde el origen está en la religión olvidando las causas políticas de sus países de origen y la herencia sociocultural patriarcal. Aquí hay un claro etnocentrismo por parte de esta sociedad hacia todo lo que conlleva la religión musulmana, en concreto el trato a la mujer, y es que miran a ello desde una visión etnocentrista, cogiendo como referencia sus propias ideas. Pero esto no es del todo cierto, ya que realmente la mujer musulmana, aun formando parte de una cultura patriarcal, tienen sus propios movimientos feministas (como el anteriormente mencionado) y son partícipes de la lucha feminista. Cada vez son más las mujeres que se rebelan como, por ejemplo, casándose con extranjeros/as, empezando así un proceso de hibridación de su cultura de origen y adaptándose a la cultura del país receptor.
Precisamente por ser una cultura diferente, generalmente hay un miedo a la diferencia, causado por la incertidumbre de no conocer al “otro”. El tener una lengua y religión distinta crea un ambiente de hostilidad e inseguridad. Aquel diferente es entendido como el “otro incierto y hostil” ocasionando el surgimiento de una actitud xenofóbicas y de racismo. Por lo tanto, al final se concibe a las mujeres musulmanas como un grupo homogéneo que no piensa en su liberación.

Relacionando este etnocentrismo con el caso que nos ocupa, el movimiento feminista

kurdo ha sido criticado por muchas feministas occidentales ya que éste gira alrededor de un hombre, Abdullah Öcallan, el teórico feminista más leído de su zona.

 

“Öcalan no es solo una persona para el pueblo kurdo, sino que significa la paz y fue la persona que empezó a plantear el tema de la liberación de las mujeres en la sociedad kurda”  –Melike Yasar

 

Mas estas feministas no han tenido en cuenta las diferencias notorias entre la cultura tradicional de occidente y la cultura tradicional kurda, ya que sus necesidades son diferentes a las nuestras. Después de todo, que un hombre sea la figura más destacada de un movimiento feminista no es lo que debería preocuparnos, sino, el comprender qué significa que un hombre tome una postura de defensa de las mujeres en una sociedad extremadamente patriarcal y con una herencia feudal de gran importancia. Además, no debemos quedarnos en el marco de género y se puede tratar como una cuestión de libertad de la sociedad entera. Es decir, la liberación de las mujeres debe ser el mecanismo del proceso hacia una libertad completa de la sociedad kurda. La sociedad mayoritaria en occidente tiene que ampliar su mirada, reflexionar e interiorizar los valores de liberación para así no sorprendernos tanto de que sea un hombre una de las figuras feministas más destacadas.

Aquellos que se pregunten si el movimiento de mujeres kurdas es feminista o no, deben ver cómo estas mujeres han desafiado un sistema entero rechazándolo y construyendo uno nuevo bajo sus propios estándares. Esta revolución es la herencia de décadas de lucha de las mujeres en el PKK y de la filosofía de aquella figura feminista que es paradójicamente un hombre. Se debería uno preguntar qué feminismos aceptan el sistema global patriarcal y cuáles no. Después de todo, uno de los pensamientos que se autodenominan en occidente como feministas bajo el nombre de “feminismo liberal” justifica las guerras en Oriente Medio para salvar a las mujeres del sometimiento. Es paradójico que aquellos que alimentan este sometimiento tradicional de la mujer en el mundo islámico con el comercio de armas entre la parte atlántica de occidente y Oriente Medio clasifican a las mujeres que se defienden de este sometimiento como terroristas. Después de todo, el sistema global dominante, muy cimentado por un sistema occidental tradicionalmente patriarcal aun presente, clasifica este movimiento de mujeres una amenaza para su statu quo.

En conclusión a este apartado, el movimiento kurdo no es una amenaza al statu quo internacional por plantear la existencia de un nuevo Estado, sino por a través de movimientos como el feminismo plantear una alternativa a la sociedad patriarcal que sigue muy presente en todas las sociedades. Además, el elemento crucial del movimiento kurdo para algunas personas es la liberación de la mujer, ya que gracias a estas valientes mujeres la sociedad puede llegar a pensar en impulsar su propia liberación.

BIBLIOGRAFÍA
BAEZA, Angélica: « Mujeres del Medio Oriente: En la búsqueda de derechos que aún no existen». La tercera, 8 de marzo de 2019, secc. Mundo. Internet, fecha de consulta: 15 de mayo de 2019. Disponible en: https://www.latercera.com/mundo/noticia/mujeres-del-medio-oriente-la-busqueda-derechos-aun-no-existen/555682/

BOKANI, Kardo: «Una historia no contada sobre la división del Kurdistá». Rojava Azadi, 24 de agosto de 2017. Internet, fecha de consulta: 15 de mayo de 2019. Disponible en: https://rojavaazadimadrid.org/una-historia-no-contada-sobre-la-division-del-kurdistan/

EN PORTADA: «El sueño kurdo la pesadilla turca». RTVE. Somos Documentales, 21 de septiembre de 2008. Internet, fecha de consulta: 16 de mayo de 2019. Disponible en: http://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/portada-sueno-kurdo-pesadilla-turca/293974/

FERNÁNDEZ, David: «David Graeber: En Rojava saben que no te puedes librar del capitalismo si no te libras antes del patriarcado». El Salto, 29 de abril de 2018, sec. Rojava. Internet, fecha de consulta: 15 de mayo de 2019. Disponible en: https://www.elsaltodiario.com/rojava/david-graeber-entrevista-revoulcion-kurda-rojava-feminismo-capitalismo-deuda

GUERRAS CON HISTORIA: «Tratado de Sèvres (1920)».Guerras con Historia: La historia es el progreso de la conciencia de la libertad, 12 de julio de 2015. Internet, fecha de consulta: 15 de mayo de 2019. Disponible en: https://guerrasconhistoria.wordpress.com/2015/07/12/tratado-de-sevres-1920/

LERA RODRÍGUEZ, María José et alii. Belén Zurbano Beenguer , coordinadora (2012): «Mujeres en Oriente medio». Colección Ámbitos para la Comunicación, Serie digital nº 3. Asociación Universitaria Comunicación y Cultura (AUCC). Internet, fecha de consulta: 15 de mayo de 2019. Disponible en: http://fama2.us.es/documents/mujeres_en_oriente_medio.pdf

L. RUIZ, Laura: «Commander Arian, la mirada de una cineasta catalana sobre las mujeres kurdas que combate al Estado Islámico». Público, 14 de mayo de 2018, sec. internacional. Internet, fecha de consulta: el 15 de mayo de 2019. Disponible en: https://www.publico.es/internacional/mujeres-kurdas-commander-airan-mirada-cineasta-catalana-mujeres-kurdas-combatiendo-isis.html

MOUALHI, Djaouida (2000): «Mujeres musulmanas: estereotipos occidentales versus realidad social». Revista de sociología, nº 60, págs. 291-304. Universitat Autònoma de Barcelona. Departament d’Antropologia Social i de Prehistòria. Bellaterra. Barcelona. Internet, fecha de consulta: 15 de mayo de 2019. Disponible en: https://www.equintanilla.com/documentos/mujer_musulmana_.pdf

PETROV, Dmitry: « [Kurdistán] Entre dos kurdistanes: un antropólogo ruso en ruta a la búsqueda del autogobierno». Rojava no está sola, 20 de julio de 2017. Anarquistas en la solidaridad con la revolución en el Kurdistán. Internet, fecha de consulta: 15 de mayo de 2019. Disponible en: https://rojavanoestasola.noblogs.org/post/2017/07/20/kurdistan-entre-dos-kurdistanes-un-antropologo-ruso-en-ruta-a-la-busqueda-del-autogobierno/

REDACCIÓN BBC MUNDO: «Quiénes son los kurdos y por qué todavía no tienen un Estado». BBC News Mundo 15 de octubre de 2014, sec. internacional. Internet, fecha de consulta: 15 de mayo de 2019. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/10/141014_kurdos_kurdistan_historia_analisis_aw

RT EN ESPAÑOL: Mujeres kurdas: en guerra contra el ISIS ». Documental de RT, 3 de julio de 2015. Internet, fecha de consulta: 16 de mayo de 2019. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=q5GUEQmZ_gM

TESSA, Sonia: «En Kurdistán, cayo el patriarcado». Rojava Azadi. Colectivo por la revolución social de Rojava Kurdistán paz y libertad, 22 de marzo de 2019, pág. 12. Internet, fecha de consulta: 15 de mayo de 2019. Disponible en: https://rojavaazadimadrid.org/en-kurdistan-cayo-el-patriarcado/

Irene Rodríguez, Susana Merino, Ariadna Suru, Iván Gallardo.

Read Full Post »

INTRODUCCIÓN

Cuando hablamos de apropiación cultural básicamente hablamos de si la cultura pertenece a alguien. Si esta cuestión no fuera suficientemente complicada de resolver, nos encontramos con otros dilemas: ¿es correcto que uno adopte una cultura completamente diferente a la suya sin vivir en el territorio en el que ella originariamente vive? ¿Es una falta de respeto que los jóvenes blancos occidentales se hagan rastas en el pelo sin saber de dónde provienen y sin ser conscientes de los problemas que la comunidad negra ha llegado a tener a causa de estas?

Estas son las dudas con las que uno se topa cuando descubre que en Madrid, por ejemplo, hay una discoteca llamada Buddah. ¿No es una falta de respeto para los practicantes del budismo? ¿O simplemente una falta de respeto para la cultura como tal? ¿Nos parecería bien que existieran discotecas llamadas Jesucristo o Alá? ¿Por qué parece que los occidentales tenemos más libertad en este tema que los demás?

El simple hecho de ver estas cosas y hacernos tales preguntas nos lleva a otra cuestión tan o más importante aún: ¿por qué somos los occidentales los que criticamos a otro occidental cuando vemos que se apropia culturalmente de algo (figura, baile, tradición)? ¿Acaso se debe a que tenemos tan interiorizado el paternalismo que ni siquiera nos damos cuenta de ello?

El mundo, cada vez se está globalizando más y más. Tenemos acceso a todo tipo de contenido que nos permite conocer las tradiciones de los demás, lo cual puede hacer que sintamos interés por ellas y quizás queramos adoptarlas, ¿hasta qué punto tenemos libertad para hacerlo? , ¿Debería un asiático indignarse si voy a mi graduación con un vestido tradicional chino? En caso de querer hacerlo, ¿debo pedir permiso? Y si es así, ¿a quién? ¿A quién pertenece la cultura?

En este trabajo vamos a analizar diferentes casos de apropiación cultural; es necesario hacerlo, puesto que es un fenómeno que sucede cada día y debemos plantearnos ciertas preguntas (como las mencionadas interiormente) y a través de los casos que seguidamente vamos a exponer, tratar de darles respuesta.

 

 

JAPÓN

En el caso de apropiación cultural en Japón un ejemplo muy reciente y que corrió por las redes sociales fue Ariana Grande y su video clip “7 Rings”.  

El día de su lanzamiento causó grandes polémicas en todo internet abriendo debates, uno de ellos, y en el cual me centraré, es: la apropiación cultural japonesa en el videoclip. Para poner al lector en contexto, todo el videoclip de “7 Rings” muestra elementos que hacen referencia a la cultura japonesa.

Una foto de la cuenta de Instagram de la artista, ahora borrada, dirigida a sus fans para promocionar “7 Rings”, contenía una extraña mezcla de katakana y líneas aleatorias manipuladas porque parecieran letras japonesas. Hay que aclarar que el uso del idioma con la canción no tiene ninguna relación en un principio.

1*ckcsFPRrhT5mneqCRKuoEw.jpeg

Ariana ante estas críticas intentó responder lo mejor que pudo para defenderse de las acusaciones, afirmando que ella estudiaba japonés y lo estudiaba porque le apasionaba la cultura y  le daba alegría. Ella reveló que tenía planes de mudarse a Japón algún día, pero a raíz de esta backlash que recibió, dejaría de tomar clases de japonés.

Aunque no se puede negar que  Ariana le pueda apasionar la cultura japonesa, no se ha podido explicar porque utiliza esta cultura en su canción cuando no hay ninguna correlación y asimple vista parece tot por estètica. Si realmente quisiera tener influencia japonesa en su canción, habría utilizado sus conexiones como artista y trabajaría con otros artistas japoneses para hacer su merchandaising, contrataría bailarines japoneses para el video musical o también, podría hacer una colaboración con cantantes pop japoneses como Perfume o KyaryPamyu Pamyu.

Después de las acusaciones y de su disculpa en las redes, unas semanas más tarde, para celebrar el gran éxito de la canción, Ariana intentó tatuarse “7 Rings” en kanji en su mano, pero acabó significando “parrilla barbacoa”, abrienda una vez más el debate de si realmente le interesa la cultura japonesa o sólo su estética.

Captura de pantalla 2019-05-30 a las 13.38.35

 

 

CHINA

El caso de China que hemos decidido analizar, ha sido el del viral vestido de “prom”. Esto tuvo lugar el pasado 22 de Abril de 2018 cuando una joven estadounidense decidió llevar el tradicional vestido chino llamado qipao 旗袍 y colgó la siguiente publicación en Twitter para celebrar el evento.

Captura de pantalla 2019-05-26 a les 17.12.15.png

En solo una semana tuvo más de 14,000 comentarios y creó un intenso debate sobre si es correcto que ella, quien no es china, llevará este atuendo.
El debate se centra, sobretodo, en si llevar qipao es un ejemplo de apropiación cultural. Esto pasa cuando los miembros de la cultura dominante en una sociedad adoptan prácticas de culturas minoritarias, sin entender completamente el significado de dichas prácticas.

El usuario de Twitter Megan Phung dijo: “If you…’love’ our culture, you’d know it’s a traditional gown. Yet you claim, it’s just a ‘dress.’ It has cultural meaning and significance to us.
Mientras que muchos compartían su visión y comentaban cosas muy parecidas, había otros que no opinaban lo mismo,por ejemplo, el usuario de Twitter Ying Li comentaba: “I am a Chinese woman. I support you. You rocked that dress!!

Para entender bien esta difícil situación primero vamos a hablar brevemente sobre la historia e importancia del qipao. La historia del qipao empieza cuando la República de China expulsó a la dinastía Qing del poder en 1912.
El qipao es un vestido ceñido que se originó en los años 20 en Shanghai. Se convirtió rápidamente en un fenómeno de la moda el cual refleja el alzamiento de la mujer china moderna y se convirtió en el atuendo cotidiano de la mujer urbana.

Durante los años 30 y 40, el qipao continuó cambiando cogiendó más elementos de los atuendos occidentales. Acentuaba la feminidad y la sexualidad de la mujer urbana. Els vestido se volvió más ceñido con cambios de diseño como el corte en la parte baja del vestido mostrando así el muslo.
Uno de los otros factores que ayudaron a la popularidad del qipao en la época de 1920-1950 en Shanghai fue la llamada a la igualdad de género y la liberación de la mujer.
                             
a4bwbf42956676000405.jpg

Para saber más sobre el qipao

Una vez sabiendo un poco la historia del qipao, pasamos a ver donde se encuentra la apropiación cultural. Por supuesto, la apropiación cultural es uno de esos temas en los cuales las personas tienen distintas opiniones, ya que lo que uno percibe como ofensivo para otro no lo será.

Aún así, en estos casos casi siempre nos encontramos con el mismo patrón ya que muchos se excusan de su acciones diciendo que “los asiáticos que viven en Asia han dicho que aquí no hay problema”, y es justamente aquí donde empieza el debate.

En este caso, para un chino que viva en China, esto probablemente nunca va a ser un problema. Tiene sentido que si vives en China en una sociedad monolítica en la cual estás representado, no tendrias por que tener problema con la apropiación cultural porque tu cultura nunca ha estado marginalizada en tu entorno.

En cambio, la realidad de un asiático-estadounidense es completamente diferente. Para ellos la apropiación cultural sí será un gran tema porque han crecido con su cultura y tradiciones siendo burladas y no-representadas en la sociedad occidental.

Por lo tanto cuando alguien de la cultura mayoritaria utiliza elementos culturales de las minorías, y encima se le aplaude, aquí es donde aparece la apropiación cultural, ya que les están robando algo originalmente suyo por un simple hecho estètico y sin tener en cuenta su valor y significado cultural.

 

COREA

Como en los casos anteriores, trasladaremos la apropiación cultural al tema de los Koreaboo, y para comenzar definiremos qué significa este término: Koreaboo deriva de Weeaboo, y en este caso, los individuos no-asiáticos sienten una obstinación por Corea del Sur. Normalmente, esta ofuscación surge a partir de la visión de las telenovelas coreanas (también conocidas como K-dramas) o de la música pop coreana (K-pop, ámbito que en estos últimos años ha ganado bastante popularidad alrededor del mundo).

Esto no tendría que ser un problema en un principio ya que se crea un interés por parte de la persona en conocer el origen de estos entretenimientos, aprender más de la cultura del país. Sin embargo, hay quien lleva esto hasta ciertos niveles que ese “interés por conocer” pierde su sentido y se transforma en fanatismo.

Las apropiaciones culturales más comunes en las Koreaboo suelen ser el inadecuado uso de palabras o frases que han aprendido de las series o canciones coreanas y el mal uso de los trajes tradicionales. En los siguientes párrafos se comentarán los problemas de estos hechos.

Por una parte, el mal uso del lenguaje coreano debido al desconocimiento del significado de las palabras. Se desvaloriza el idioma convirtiéndolo en un accesorio para embellecer lo que se dice. Lo que para las Koreaboo “suena bonito” posiblemente en Corea del Sur se trate de una palabra tabú o se usa en un momento específico. En occidente el ejemplo más claro actualmente de este tipo de apropiación es el de la raza blanca con el uso de The N-Word.

8ca652f74b87182698922f027f36dd15c2432d22_00.jpg

Por otra parte, el tema de los trajes. Como en los anteriores casos, resulta una de las apropiaciones más frecuentes y polémicas. En Corea del Sur existe un traje tradicional llamado Hanbok y a su vez hay diferentes tipos de este para ciertas situaciones. Es en este punto donde radica el problema, al haber diferentes Hanbok algunas Koreaboo los utilizan sin tener en cuenta el contexto del traje, e incluso por llegar a desconocer la cultura coreana los confunden con otros trajes asiáticos como los Kimonos (着物) de Japón o los Qipaos (旗袍) de China. Como consecuencia, están transformando una tradición cultural en un producto estético.

 

 

CONCLUSIÓN

Está claro que la apropiación cultural es un tema que genera un gran debate y en el cual podemos encontrar diferentes puntos de vista. Tal vez, una de las razones por las que hay apropiación cultural es la falta de empatía por la experiencia de las culturas minoritarias. Ya que, tal vez, nadie explica la historia de las otras etnias con sus luchas y dificultades de una manera significativa. Y cuando se explican son en capítulos cortos de libros de historia muy largos.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

 

 

 

 

Sira Bartra, Isabella Llovera, Emma Sanchez y Claudia Garcia

Read Full Post »