Feeds:
Entrades
Comentaris

Archive for Mai de 2016

Introducción

El objetivo de este trabajo es explicar y profundizar en cómo la sociedad española reacciona ante las mujeres musulmanas que utilizan hiyab en público.

En la sociedad española, como en toda sociedad, hay diversidad de opiniones; hay personas a favor y en contra, así como otra parte de la población es indiferente al hecho de que se use el hiyab dentro de España, o Europa en general, en última instancia. La opinión que va en contra de su uso suele estar relacionada con la islamofobia, término en el que profundizaremos posteriormente.

A lo largo del tiempo, los países de influencias religiosas cristianas han manifestado rechazo al Islam, tomando como opuesto lo islamista y lo cristiano. Sirva como ejemplo que, entre los siglos XII y XVIII, la Iglesia católica utilizó la figura del profeta musulmán Mohammed para justificar al cristianismo, diciendo que éste era un falso profeta.

En la actualidad, podemos ver este rechazo en una gran parte de la población mundial, del mismo modo que en la sociedad española. La reflexión que nos hacemos es, ¿hasta qué punto está arraigado y extendido dentro de nuestra comunidad el rechazo a la cultura musulmana y al islam?

Historia

El uso del hiyab no es considerado del mismo modo en todos los territorios de origen musulmán. La opinión sobre su uso depende también de la época en la que se contextualice.

Fue con la aparición del profeta Mohammed y su islamización que los pueblos anteriores a él cambiaron su estructura social. Anteriormente, las mujeres compartían importancia y jugaban un papel decisivo dentro de estas sociedades de las tribus que poblaban geográficamente esta zona, que hoy día es musulmana. Tras la importación del Islam, en cambio, los roles, tanto de mujeres como hombres, se vieron afectados y cambiados, quedando la mujer relegada a otras funciones bastante distintas a las que tenía con anterioridad.

Es importante aclarar que el ‘hiyab’ es diferente del ‘burqa’, ‘chador’ o ‘niqab’, puesto que cada uno tiene un origen distinto. Por una parte, como antes hemos mencionado, el hiyab tiene relación con el Islam o el Corán, pero el burqa y el niqab en cambio no, ya que se tratan de vestimentas ligadas a tradiciones tribales y a costumbres culturales. Otra diferencia es que cada prenda cubre a la mujer de diferente manera:

  • El hiyab es el nombre del pañuelo que cubre la cabeza, parte de los hombros y el pecho. Se puede llevar tanto con la túnica representativa que llega hasta las rodillas (suele ser de colores apagados), como con cualquier otra vestimenta.
  • El burqa es una túnica que cubre a la mujer de la cabeza a los pies. Dispone de una rejilla en la zona de los ojos, que permite que la mujer vea pero no ser vista.
  • El niqab es un velo para cubrir el cabello y el cuello, que recorre la cara de oreja a oreja y solo deja al descubierto la fina franja de los ojos.
  • Por último, el chador deja al descubierto la cara y manos, y cubre el cabello y cuello de la mujer, además del cuerpo.

La no aceptación del Islam como religión, es una de las causas que motivan la no aceptación del uso del ‘hiyab’.

¿Aceptación del hiyab?

En España existe una ley que permite a la comunidad islámica ejercer su religión con toda libertad. Esto es señal de que a nivel estatal, se desea una aceptación del Islam en todos sus ámbitos. Pero una cosa es lo que dice la ley, y otra muy distinta lo que nos encontramos día a día.

En un artículo publicado por musulmanes en Cataluña en WordPress una chica musulmana de origen marroquí nos habla de esta ley. Ella cuestiona la eficacia de ésta, y pone como ejemplo el artículo 12.1 que permite la interrupción del trabajo para rezar. Se cuestiona si una empresa, en el ámbito real, renovaría el contrato a una persona que pide interrumpir su puesto de trabajo cada cierto tiempo para rezar.

Para desarrollar nuestro trabajo, quisimos entrevistar a alguna chica musulmana que usara ‘hiyab’. Para acercarnos más a una experiencia personal dentro de nuestra sociedad, buscamos el testimonio de una persona real. Pudimos entrevistar a Yas, una chica musulmana de 20 años que vive en Cataluña.

La entrevista nos ayudó a recapacitar y ver que, quizás el hiyab está mucho más aceptado en nuestra sociedad de lo que a primera vista podríamos entrever.

Nuestra chica entrevistada, explica que nunca ha tenido ningún problema ni para conseguir entrevistas de trabajo, ni para ser aceptada por sus compañeros de clase. No obstante, nos cuenta que ha escuchado casos de personas que sí han sufrido rechazo por el uso del hiyab, es decir que han sufrido “Islamofobia”.   

Entre otros temas, Yas nos comenta que una de las preguntas más frecuentes que le realizan es por qué no usan el hiyab todas las mujeres musulmanas. Nos comenta que el uso del hiyab es una opción individual de cada mujer, y principalmente su uso es para fortalecer la identidad musulmana. Es decir, el hiyab no es un elemento que da una definición a un colectivo, sino que su uso es una decisión personal.

La entrevista se puede encontrar al final del artículo.

Islamofobia

Como pequeña definición “oficial”, según Wikipedia, “es un sentimiento de hostilidad hacia el islam y, por extensión, hacia los musulmanes.” En cambio, hay un gran debate en torno a este término. Esto se debe, esencialmente, a que no hay un acuerdo sobre si se trata específicamente de intolerancia religiosa o de racismo, o una fusión entre ambos conceptos. Aquí podemos introducir un nuevo concepto, “racismo cultural”, introducido en los años 80, que se empezó a emplear para describir la situación del rechazo que sufrían grupos de personas provenientes de distintas sociedades, y por tanto, con distintas culturas, creencias, etc., en las que los autores no podían determinar por qué ocurría este fenómeno, si bien era por su origen étnico o bien por sus inclinaciones religiosas.

Aunque popularmente pueda pensarse que es un pensamiento reciente, se pueden encontrar referencias a determinadas actitudes e imágenes preconcebidas que se daban en Europa hacia el Islam a finales del S.XIX y que acabaron siendo descritas con el nombre de Islamofobia.

Para referirnos al uso más contemporáneo de esta palabra, debemos remontarnos hasta los años 80 al Reino Unido, donde se empezó a emplear el término en referencia al rechazo que surgió hacia los musulmanes que en ese momento vivían en “occidente”. Más adelante, y sobre todo tras el atentado del 11S, se empezó a hablar de que el término se había extendido al resto del mundo y conformaba una preocupación y conversación dentro de la sociedad mundial.

Actualmente hay todo tipo de visiones y posicionamientos respecto al significado de este término, con versiones incluso de que es una expresión inexistente ya que no sirve para denominar lo que quiere explicar, y otras como que es inventado por los propios musulmanes para condenar más tarde las críticas que reciban y censurarlas.

Tenemos que contextualizar un escenario para comprender este alcance de la Islamofobia, empezando por tener en cuenta el aumento de las migraciones después de la Segunda Guerra Mundial. En el momento en el que una persona extranjera comienza a residir en otro territorio, es natural que vaya adquiriendo los mismos derechos que aquél que ya residía en él, es decir, que el resto de la población. Este acercamiento, que sitúa a dos culturas distintas al mismo nivel, suele producir un miedo que se traduce en rechazo. Así, “nosotros” los sentimos a “ellos” como una “amenaza” a nuestra seguridad, existencia, nación y cultura, haciéndolas peligrar al entrar en contacto con la suya propia.

Cabe destacar, de todas formas, que debido a esto ha surgido un nuevo movimiento para frenar el creciente trato hostil hacia todo tipo de personas musulmanas o que tengan que ver con el Islam, como La Plataforma Ciudadana Contra la Islamofobia, una asociación ciudadana sin ánimo de lucro fundada en 2010 y constituida formalmente en febrero del 2011.

Las consecuencias de la Islamofobia, específicamente en España, son numerosos casos de agresiones e incidentes con distintos grados de gravedad. Según estadísticas, en el 2015 aumentaron un 567,35% las agresiones e incidentes consecuencia de islamofobia, de los que un 19,4% fueron dirigidas a las mujeres por llevar el hiyab.

Entrevista

  1. ¿Supone el hiyab un inconveniente al encontrar trabajo?

Aunque sea así lo que piense la mayoría de la gente, en realidad no supone un obstáculo. Yo misma ya fui a varias entrevistas de trabajos y mi hiyab no fue rechazado como pensé que sería. Aunque puede que si en ciertas instituciones prohíban el uso del hiyab, pero por suerte aun no me encontrado con este tipo de experiencia.

  1. ¿Tu o alguna conocida habéis sufrido “Islamofobia” por el uso del hiyab?

En mi caso no, pero he oído de personas de cerca que sí que sufren este tipo de rechazo en el día a día, ya sea por “malas miradas”, conducta, insultos o ciertas preguntas estúpidas como si fueras relacionado/a directamente con los hechos ocurridos.

  1. ¿Cuál es la opinión que crees que comúnmente tiene la sociedad española acerca del hiyab?

Personalmente creo que ahora la opinión que tiene la sociedad española acerca del hiyab es diferente a la que tenían hace unos años. Creo que vinculan el hiyab con ser “mora” y no como parte de la identidad musulmana. Como que hoy en día ya no todas las musulmanas lo llevan pues las que sí lo llevamos nos llueven preguntas como: ¿Por qué ella no y tú sí? Si es obligatorio por qué ellas no se lo ponen?, ¿Podrás quitártelo para siempre si te lo propones?, etc. No digo que me moleste, entiendo que la gente sea curiosa y creo que una de las cosas que deberían tener claro es que cada una de las musulmanas que llevan hiyab, lo llevan por una razón distinta. Es decir, cada una tuvo que tomar una decisión. El hiyab más que “un velo cubriéndome la cabeza”, es algo que forma parte de mi identidad como musulmana.

  1. Personalmente, ¿cuál ha sido tu experiencia en este país al relacionarte con tu entorno, amigos del instituto, escuela, instituciones etc. ?

Yo iba a primero de la ESO cuando decidí ponérmelo. Tenía los mismos compañeros así que al ponérmelo no había mucha diferencia con nuestra relación. Supongo que ellos ya pensaban que me lo pondría tarde o temprano así que ya lo veían venir. Por suerte, nunca tuve problemas acerca de llevar hiyab en la escuela ni resulté tener obstáculos. Y acerca del trabajo, como ya dije antes, mi hiyab no fue un gran problema a la hora de aceptarme.

Conclusiones

Es una realidad actual que la sociedad española, en general, tiene cierta aversión al islam y a la cultura musulmana, y por extensión al uso del hiyab. La tradición católica de este país, el desconocimiento de la cultura musulmana y los acontecimientos que han sucedido en los últimos tiempos, la han motivado.

Este rechazo se manifiesta en incidentes de mayor o menor gravedad. Desde desprecios verbales a agresiones físicas.

Debemos también tener en cuenta que nuestro campo de trabajo se reduce a Barcelona, en cuanto a la entrevista de Yas, y entender que es una ciudad metropolitana muy diversa y desarrollada tanto culturalmente como étnicamente, donde la aceptación, en términos generales, está a la orden del día.

No obstante, parece que la mentalidad de la sociedad española va cambiando poco a poco y la tolerancia va ganando terreno a la intolerancia. Esta es la impresión que tiene nuestra entrevistada (Yas), ejemplo de musulmana que utiliza el hiyab en su vida cotidiana, y el deseo de quienes han realizado este trabajo.

Bibliografía

Bravo Lópex, F. “Qué es la Islamofobia?”. Universidad Autonoma de Madrid. (2010). Recuperado de: http://www.caritas.es/imagesrepository/CapitulosPublicaciones/2538/12-%20QUE%20ES%20LA%20ISLAMOFOBIA.pdf

García, A.,  et al. “Velos, burkas… moros: estereotipos y exclusión de la comunidad musulmana desde una perspectiva de género”. Investigaciones Feministas. Vol 2.  (2011). Recuperado de: http://www.sosracisme.org/wp-content/uploads/2014/02/ARTICLE.-Estereotipos-y-exclusi%C3%B3n-de-la-comunidad-musulmana.pdf

Menese, R. “¿Cuál es el significado y el origen del “hiyab”?”.  El Mundo. (22 de abril de 2010). Recuperado de: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/04/21/madrid/1271853528.html

Nachawati, L. “Entrevista – Fátima Hamed Hossain”. El Diario. (10 de diciembre de 2015). Recuperado de: http://www.eldiario.es/desalambre/preparados-musulmana-hiyab-parlamento-espanol_0_461254393.html

El dia que me puse hiyab”. Musulmanesencatalunya. (4 de junio de 2012). Recuperado de: https://musulmanesencatalunya.wordpress.com/2012/06/04/el-dia-que-me-puse-hiyab/

El velo islámico (Hiyab)”. Yamaat Ahmadía del Islam. (2 de julio de 2015). Recuperado de: http://www.ahmadiyya-islam.org/es/articulos/el-velo-islamico-hiyab/

La islamofobia”. Islam en el siglo XXI (WordPress). Recuperado de: https://islamsigloveintiuno.wordpress.com/la-islamofobia/

Las mujeres musulmanas, víctimas de “islamofobia” en España por el uso del velo”.  Europapress. (25 de junio de 2015). Recuperado de: http://www.europapress.es/sociedad/noticia-mujeres-musulmanas-victimas-islamofobia-espana-uso-velo-20150625184854.html

Los casos de islamofobia crecieron un 567,35% en 2015, hasta los 278”. Agencia EFE. (30 de abril de 2016). Recuperado de: http://www.efe.com/efe/espana/sociedad/los-casos-de-islamofobia-crecieron-un-567-35-en-2015-hasta-278/10004-2912803

Jefatura del Estado. «BOE» núm. 272, (12 de noviembre de 1992)

http://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1992-24855

Read Full Post »

Entendemos por multiculturalismo la diversidad de grupos étnicos, extranjeros y locales, que conviven dentro de un territorio determinado. Desde el punto de vista clásico, el multiculturalismo se considera un indicio de desarrollo social donde los derechos humanos, sociales y civiles de cualquier persona, sea nativa o no, son respetados y valorados de manera apropiada. Este escenario ideal no siempre llega a concretarse ya que intervienen múltiples factores históricos y culturales del lugar de acogida. La existencia del multiculturalismo en Japón es evidente, aunque las dificultades para la adaptación social de los extranjeros plantea diferentes cuestiones sobre cuál es el nivel de aceptación de los foráneos por parte de la comunidad nipona y qué grado de participación demuestran en su integración.

Se enaltece la pluralidad cultural pero se procura respetar una separación mínima con el Otro. Quizás el aislacionismo tradicional japonés o el recelo a verse influenciado en exceso por una cultura ajena hacen que la interculturalidad esté controlada y dosificada. Llamamos interculturalidad a la interrelación entre los diferentes miembros de las distintas culturas, donde conviven la diversidad étnica, lingüística y religiosa y donde la asimilación es provechosa.

Al referirnos a la sociedad japonesa, debemos hablar de su multiculturalismo, ya que la interculturalidad es muy poco presente y aceptada, hasta el día de hoy.

baixa

En algunas tiendas y hoteles en Japón se pueden encontrar este tipo de carteles, que solo permiten la entrada a los japoneses nativos.

Durante el período de finales del S.XIX y principios del S.XX Japón vivía una crisis demográfica importante; en el campo y en las ciudades había tanta gente que esto generaba pobreza y desempleo, así que el gobierno japonés tomó consciencia e inusual-mente incentivó a su población a emigrar. Se consigue de este modo solucionar el problema demográfico y a su vez expandir la etnia japonesa por otras partes del mundo.

Así fue que a inicios del S.XX los gobiernos japonés y brasileño hicieron un acuerdo; Japón padecía de superpoblación y Brasil necesitaba mano de obra para las plantaciones y colonias, así que ambos ayudaron a agilizar el flujo migratorio entre los dos países. De esta manera en Brasil se estableció la mayor comunidad japonesa fuera de Japón, que puede llegar al millón y medio de personas.

Aproximadamente medio siglo más tarde, desde mediados de los 80, el flujo migratorio cambió, y en esa ocasión fueron los brasileños descendientes de los emigrantes japoneses quienes fueron a Japón en busca de oportunidades. Para entonces Japón había cambiado completamente; la crisis demográfica que sufría por exceso de población a inicios del S.XX fue sustituida gradualmente por un proceso de envejecimiento de la población que coincidió con el momento en el que precisamente era necesaria mucha mano de obra para abastecer toda la producción con la que Japón soñaba desde hacía mucho tiempo. Este hecho ocurrió a la par, también, con momentos de inflación e inestabilidad política en Brasil que provocaron que este sufriera una recesión, de modo que muchos jóvenes (entre ellos muchos de los descendientes de japoneses) se vieron obligados a buscar oportunidades en otros lugares del mundo.

 

LOS NIKKEI.

Con el término Nikkei (日系), a parte de otros significados que tiene, los japoneses se refieren a los descendientes de japoneses. La categoría de nikkei incluye diversos grupos según el grado de parentesco: issei (世) es el término utilizado para los inmigrantes nacidos en Japón, nissei (世) para los hijos de japoneses y sansei (世) a los nietos de los inmigrantes nacidos en el exterior.

Su historia comienza con los primeros dekasegi (出稼ぎ)(personas que dejan su país para irse a trabajar fuera temporalmente. Literalmente significa “salir (出る) para ganar dinero (稼ぐ)”). Tuvieron que dejar su tierra el s. XIX a causa de la presión demográfica y la inestabilidad política y económica. La mayoría de los dekasegi emigraban a países de América Latina, así como Brasil y Perú, ya que se prohibió su entrada en los EUA y Hawai, lugares donde solían migrar anteriormente. Muchas familias que dejaban su tierra, en un principio, temporalmente, se quedaron a vivir en el extranjero. Sin embargo, en la década de los 80 del siglo pasado, Latinoamérica sufrió una grave crisis, conocida como “década perdida de América Latina”. Fue debida a que, la deuda exterior de los países latinoamericanos excedió su poder adquisitivo.

niños Nikkei 

Ante la situación, el gobierno japonés aprobó un nuevo modelo de visado que les permitía viajar y trabajar en Japón, pero la mayoría de ellos deben superar distintos contratiempos.

Muchos nikkei/dekasegi viajan a Japón en busca de nuevas oportunidades laborales, pero se encuentran con más dificultades que lo esperado. Es fácil hallar casos de nikkei o dekasegi en los que éstos se ven sometidos a la discriminación, marginación, o a problemas al buscar trabajo o en la escuela. A pesar de tener descendencia japonesa, a menudo siguen siendo vistos como extranjeros por los propios japoneses. Esta relación en desigualdad de poder no facilita la interacción social entre los distintos grupos. Al haber tanta diferencia cultural, se sienten discriminados o simplemente muestran desinterés por entrar en contacto con portadores de otra cultura. También hay que añadir los problemas de adaptación generados del desconocimiento de la lengua, la diferencia económica y la desigualdad de oportunidades. Actualmente los nikkei, aunque con excepciones, suelen ocupar oficios mal pagados o peligrosos que la nueva generación japonesa, debido a su alta formación académica, no quiere realizar.

En cuanto a la lengua, intervienen varios factores que dificultan su aprendizaje. No muchos nikkei muestran interés por aprender el japonés, en parte debido al desconocimiento de la misma cuando ya tienen una edad relativamente avanzada. La mayoría se conforma con tener un trabajo que cubre sus necesidades básicas y otra parte no lo hace por falta de tiempo o dinero.  Gustan de relacionarse con miembros de su propia comunidad y, finalmente, las expectativas de permanencia en el país se limitan al tiempo necesario para acumular ganancias y regresar a su tierra de origen.

Otro problema con el que se enfrentan  se encuentra en el sistema educativo para sus hijos, ya que las ayudas que ofrece el gobierno japonés a los niños extranjeros resultan insuficientes, tienen que asimilar el idioma e integrarse con el resto de la comunidad. Los niños muchas veces son discriminados por sus compañeros de clase japoneses. Para que no suceda tal situación, los padres nikkei/dekasegi, envían a sus hijos a escuelas extranjeras, que tienen el currículo de su país de origen. En estos lugares los niños se adaptan fácilmente, mejorando su nivel de japonés poco a poco, evitando el riesgo de sufrir acoso escolar.

En cuanto a la situación social de los nikkei cuando viajan a Japón, existen dos caras de la misma moneda. Por un lado, muchos nikkei quedan atrapados en el proceso de adaptación. La lengua y la cultura japonesas, muy distintas a su lengua materna y que son la principal barrera para la integración, unido a la dificultad de regreso a su lugar de origen, los relega al status de ciudadanos de segunda clase. Eso también ocurre por llegar a Japón con una visión muy idealizada del país. A pesar de todo esto, la situación está cambiando. Las generaciones jóvenes están interesadas en aprender sobre otras culturas y eso hace que los nikkei estén más aceptados. Además, para encontrar trabajo actualmente, en la mayoría de los casos es obligado saber hablar bien el idioma.
CONCLUSIONES

Si bien es cierto que el sentido de aislacionismo está fuertemente arraigado en la población de mayor edad, las nuevas generaciones, más abiertas y tolerantes, la necesidad de mano de obra que realice los trabajos menos cualificados, y la suma de la tasa de natalidad y el envejecimiento de la población comprometen las políticas de inmigración actuales y demandan una cambio a no muy largo plazo.

 
WEBGRAFÍA

http://hana.bi/2012/01/interculturalidad-multiculturalidad/

http://www.discovernikkei.org/es/journal/2014/12/8/la-ubicacion-laboral/

http://mashable.com/2016/04/13/japan-angered-by-chinese-tourists/#4B42NzZRJaqr

http://www.janm.org/projects/inrp/spanish/sc_nino_sp.htm

http://conoce-japon.com/sociedad/discriminacion-en-japon-nikkei-y-dekasegi/

https://gaoantropologia.wordpress.com/2012/05/26/

http://ideamatsu.com/migraciones/600-10-4.htm

http://ismaelcala.com/nikkei-el-pueblo-milenario-del-nuevo-mundo/

https://diasporaasiaoriental.wordpress.com/grup-6/

http://www.laplatahochi.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=330:nikkei-y-dekasegui&catid=61:comunidad&Itemid=73

http://es.ipcdigital.com/2015/12/11/la-dificil-situacion-de-los-nikkei-brasilenos-en-japon/  

 

Read Full Post »

  1. INTRODUCCIÓN, CAUSAS Y REPERCUSIONES GENERALES

Japón es uno de los países más desarrollados en la actualidad, a pesar de las dificultades que tiene ser una isla sin prácticamente recursos naturales. Es destacable la importancia económica de este país, que ocupa el tercer lugar en el ránking global de PIB, en términos nominales, y el cuarto en el de paridad de poder adquisitivo.

En lo referente al matrimonio, buscar pareja y casarse, fue en la década de 1920 cuando una minoría empezó a revelarse, eligiendo su propia pareja, ya que antes la elegían los padres (Tanaka, 1995). Actualmente el promedio de la edad en que se contrae matrimonio ha subido. Por ejemplo, en 1992 los japoneses se casaban con 28,4 años y las japonesas con 26,0, en el 2013 fue de 30,9 años los hombres y 29,3 las mujeres (Kumagi, 2015; Fukuda, 2016).

Es en este contexto donde aparecen los matrimonios internacionales, que representan un 5% de los matrimonios en Japón, y en la capital llegan al 10%. Estos matrimonios tienen una tasa de fertilidad de 2,9. Más alta que el resto, que no llega al mínimo necesario para el recambio de la población, con un 1,3. Esta situación puede provocar un giro en la sociedad japonesa, pues se prevé que un 25% de los niños será no-japonés o solo mitad japonés (Graburn, Ertl y Kenji Tierney, 2008).

  1. EL CASO DE LAS MUJERES JAPONESAS

La posición de la mujer japonesa en la sociedad ha ido evolucionando en la historia, podemos encontrar diversos movimientos sociales que destacan una mejora. No obstante el movimiento es tan diverso que es difícil categorizar la mujer japonesa bajo una única perspectiva. Pero sí es posible afirmar que las mujeres están trabajando para cambiar la sociedad, sin olvidarse del panorama y la realidad social global (Japan Asian Quarterly Review, 2015).

Con un 28% de brecha salarial entre sexos, Japón es uno de los países más desiguales actualmente. En el año 2006, en el rango de edad de 20 a 24 años los hombres ganaban 270 y las mujeres 231. En el segmento entre 50 y 54 años de edad los hombres ganaban 662 yenes y mujeres tenían un salario de 266. A pesar de que la media fluctúa en el salario de ellas, no lo hace en el de ellos, que simplemente crece. La misma situación existe en el 2012. Además, un 70% de las japonesas abandona el trabajo una vez tiene su primer hijo, frente al 30% de las estadounidenses, por ejemplo (“The Shocking Truth About Women’s Salaries in Japan”, 2014).

En una encuesta hecha en las prefecturas de Hokkaido, Kyoto y Tokyo, el 71% de las japonesas confiesan que les gustan más los occidentales que los hombres japoneses. Ellas dicen que los hombres occidentales son muy guapos y “galanes”, dicen cosas bonitas, son románticos, alegres y divertidos. Son más atentos porque les suelen preguntar lo que desean, si se sienten cómodas o no, y son mucho más abiertos al expresar sus sentimientos. En cambio, encuentran al hombre japonés más frío y calculador, poco cariñoso y atento (Davekun review, 2011)

En un programa de la televisión japonesa llamada Strike TV (2013), se trató las razones por las cuales un japonés no se casaría con una japonesa y el ranking quedó así:

  1. Es muy celosa: pregunta y se interesa demasiado por dónde estoy, por lo que hago y con quien estoy. Me agobia que no pueda simplemente quedarse tranquila en casa esperándome.
  2. No limpia la casa y está siempre hecha unos zorros.
  3. Sin maquillaje parece otra persona: cuando tenemos citas está súper guapa pero cuando me despierto por la mañana y la miro; ¡no la reconozco!
  4. Usa el dinero en tonterías.
  5. No quiere tener hijos: yo necesito tener una familia y quiero tenerlos con mi mujer así que quiero que mi pareja tenga los mismos planes.
  1. MATRIMONIOS

En 2013, hubo 15.442 hombres japoneses que se casaron con mujeres extranjeras, mientras que 6.046 fueron las mujeres japonesas que contrajeron matrimonio con un hombre extranjero.

Ese año se celebraron un total de 21.488 bodas mestizas en Japón. (Anónimo, 19/02/2015)

La inmensa mayoría de las parejas extranjeras de los hombres japoneses fueron chinas, siendo 6.253 prometidas (40,5%). En segundo lugar, 3.118 filipinas (20,1%), seguidas de 2.734 coreanas (17,7%) y de mujeres de otra procedencia (11,9%). Por último y en menor medida se encuentran las tailandesas (6,3%), las peruanas, americanas y británicas (2,3%) y las brasileñas (1,3%).

Los datos revelan que un mayor número de japoneses contrajeron matrimonio con mujeres de países asiáticos vecinos. Chinas, filipinas, coreanas y tailandesas fueron las más elegidas, sumando un 84,5% del total. (Anónimo, 19/02/2015)

En lo que concierne a las mujeres, la mayor parte tuvo por marido a un coreano, siendo 1.689 los matrimonios contraídos entre mujeres japonesas y hombres coreanos (27,9%). Esta alta proporción de coreanos como pareja se debe, en parte, a que muchos de ellos nacieron en Japón conservando la nacionalidad de Corea del Norte o del Sur. Seguidamente, hubo 1.158 maridos estadounidenses (19,1%), seguidos de 718 chinos (11,8%). Las estadísticas también reflejan que las mujeres japonesas tienen una mayor tendencia que sus compatriotas masculinos a casarse con estadounidenses o europeos. Tras coreanos, estadounidenses y chinos, los cónyuges extranjeros mayores en número fueron los brasileños (4,7%), peruanos (4,3%) y los filipinos y tailandeses y británicos (4%). Además, el porcentaje restante corresponde a esposos que provenían de otros lugares (28,2%). (Anónimo, 19/02/2015)

Hay ciertos factores que hacen que los matrimonios entre japoneses estén disminuyendo:

  1. Los hombres con estudios prefieren casarse con una mujer que tenga un nivel educativo inferior al de ellos. En cambio, las mujeres con estudios no quieren casarse con hombres con menos nivel. El número de mujeres educadas está en incremento.
  2. A las mujeres no les gusta la desigualdad dentro del matrimonio.
  3. Los japoneses no quieren una mujer que demanda compartir equitativamente las tareas de casa.

( Kincaid, 2014)

Por lo señalado anteriormente hay unas tendencias que están creciendo; como que las mujeres se casan mucho más tarde, los ratios de declive de matrimonios se traducen en un igual declive en el ratio de la población y, sobre todo, un aumento en el interés de los matrimonios internacionales, particularmente de japonesas casándose con occidentales.

Las mujeres japonesas están teniendo problemas en encontrar un hombre japonés adecuado básicamente porque su nivel de educación ha incrementado y ya no se conforman con los tradicionales roles matrimoniales.

  1. CONCLUSIÓN

Existe una tendencia de matrimonios internacionales en Japón, datos y cifras que así lo reflejan. No obstante, no se trata de un fenómeno que se dé a cotas demasiado altas. De hecho, de los 660.613 matrimonios registrados en Japón durante el 2013, sólo 21.488 correspondieron a bodas mestizas. Sin embargo, son cifras mayores a las de 1965, año en que hubo 4.156 matrimonios entre un japonés y un extranjero (Anónimo, 19/02/2015). Teniendo en cuenta las futuras generaciones, Japón será un país más diverso étnicamente, cosa que favorecerá la multiculturalidad.

El pensamiento de la mujer japonesa ha ido evolucionando y ha querido romper con los establecidos roles tradicionales tanto matrimoniales como sociales y laborales. Mientras tanto, los hombres japoneses no han sido capaces de adaptarse a las nuevas necesidades de las mujeres japonesas. Por este motivo, los hombres han buscado alternativas y cada vez son más los que contraen matrimonio con una asiática no japonesa. Además, hemos podido apreciar que un factor clave que ha influido en las nuevas tomas de decisiones ha sido la educación.

  1. Webgrafia.

ANÓNIMO (19/02/2015). A Look at International Marriage in Japan. Nippon. Extraído el día 20 de mayo de 2016: http://www.nippon.com/en/features/h00096/

ANÓNIMO (22/06/2015). Mayoría de japoneses quiere casarse, pero no encuentra pareja. IpcDigital. Extraído el 19 de abril de 2016: http://es.ipcdigital.com/2015/06/22/mayoria-de-japoneses-quiere-casarse-pero-no-encuentra-pareja/

ANÓNIMO (02/05/2016). Economy of Japan. Wikipédia. Extraído el 20 de mayo de 2016:  https://en.wikipedia.org/wiki/Economy_of_Japan

DAVEKUN (23/07/2011). Las japonesas las prefieren. Davekun Review. Extraído el 23 de mayo de 2016: http://www.davekun.com/2011/07/las-japonesas-los-prefieren.html

KINCAID, CHRIS (27/07/2014). Marriage and dating in Japan.  Japan Powered.  Extraído el día 21 de mayo del 2016: http://www.japanpowered.com/japan-culture/dating-marriage-japan

RICHARDSON, BENNETT (06/12/2004). What Japanese women want: a Western husband. Csmonitor. Extraído el 12 de mayo de 2016: http://www.csmonitor.com/2004/1206/p01s04-woap.html

MARY (10/12/2014). “The Shocking Truth About Women’s Salaries in Japan”. The Ruby Ronin, 10 de diciembre de 2014. Consultado el 20 de mayo de 2016: http://rubyronin.com/the-shocking-truth-about-womens-salaries-in-japan/

UNGATONIPON (08/06/2009). La masculinidad de los hombres japoneses. Un gato en nipón. Extraído el 2 de mayo del 2016: http://www.ungatonipon.com/1636/la-masculinidad-de-los-hombres-japoneses

  1. Bibliografia.

FUKUDA, NOBUTAKA (2016). Marriage and Fertility Behaviour in Japan: Economic Status and Value-Orientation. Singapore, Springer Science+Business Media Singapore.

GRABURN, NELSON H. H., JOHN ERTL y R. KENJI TIERNEY (2008). Multiculturalism in the new Japan: Crossing the Boundaries Within. Estados Unidos, British Library Cataloguing in Publication Data.

JAPAN ASIAN QUARTERLY REVIEW (2015). Voices from the japanese women’s movement. Nueva York, Roiutledge.

KUMAGI, FUMIE (2015). Family Issues on Marriage, Divorce, and Older Adults in Japan. Singapore, Springer Science+Business Media Singapore.

TANAKA, YUKIKO (1995). Contemporary portraits of japanese women. Estados Unidos, Praeger Publishers.

Read Full Post »

º

Introducción.

La Segunda Guerra Mundial es un período histórico extensamente estudiado pero aún así existen episodios históricos los cuales la sociedad tiende a pasar por alto y acaban convirtiéndose en capítulos marginales,casi olvidados.

En este caso,se decide omitir la deportación de ciudadanos japoneses de Estados Unidos a los campos de internamiento en América. Decenas de miles de ciudadanos japoneses emigrados o nacidos en EEUU, fueron internados-más motivado por elementos raciales que por motivos políticos-pero tan sólo unos pocos pudieran salir al final de la guerra.

Este suceso, que causó un grave impacto en la sociedad estadounidense y en la cultura de muchos ciudadanos que eran incluso japoneses de tercera generación hizo plantearse muchas preguntas sobre cuando realmente empezó el suceso y por qué, sobre los sentimientos de los japoneses al verse arrancados de sus vidas y obligados a vivir como si los EEUU no fueran su país,verse relacionados con el “enemigo” sólo por su raza y de cómo el verdadero enemigo no era un sector de la población sino que estaba presente en las características faciales y estereotipos que los estadounidenses creían que eran ciertos de esos 280.000 japoneses que vivían en ese momento en los Estados Unidos.

Contexto de la comunidad japonesa en los EEUU.

Hasta el año 1853 Japón había permanecido prácticamente aislado del resto del mundo, en lo que se conoce como el Periodo Sakoku, pero aquel año la flota norteamericana obligó al país a firmar el Tratado de Amistad y Comercio en términos muy humillantes para los japoneses. Esta derrota supondrá el colapso de la sociedad japonesa tradicional, marcando el inicio de la Época Meiji, en el 1868, que iniciaría una rápida industrialización y adaptación del país al capitalismo occidental, con el consecuente éxodo rural. El paro y los bajos salarios harían que muchos trabajadores vieran la emigración como una buena forma de encontrar trabajo y mejores salarios.

La emigración nipona hacia los EEUU comenzaría a ser importante a partir del 1882, con la Chinese Exclusion Act (Ley de exclusión de los chinos) que impedía la llegada de trabajadores chinos al país. Por ello, los trabajadores japoneses fueron vistos como los sustitutos de los chinos por los propietarios americanos, siendo el paso intermedio entre Japón y EEUU Hawái. Por entonces no era aún territorio estadounidense, pero como la gran mayoría de terratenientes eran americanos, controlaban de facto las islas. Las condiciones laborales eran pésimas, con jornadas larguísimas siete días a la semana. En 1900 Hawái pasó a ser oficialmente territorio de EEUU y los contratos que habían firmado antes dejaron de ser válidos, lo que fué visto por muchos como una oportunidad para continuar su migración hacia EEUU. En Hawái, los japoneses disfrutaban de un alto grado de autonomía cultural, pudiendo establecer negocios propios y templos budistas en prácticamente cada plantación.

La emigración al continente americano se dio principalmente en la costa oeste, destacando California, donde al principio se dedicaron a trabajos poco cualificados, especialmente en la agricultura ya que la mayoría venían de este sector en Japón y llevaron con ellos  métodos de trabajo intensivo  de la tierra que les permitieron comprar tierras propias, llegando a tener unos 182 mil acres de tierra en California 1920. Al mismo tiempo empezó a generarse un clima anti-japonés entre parte de la población americana, que presionaba a su gobierno para adoptar medidas similares a las adoptadas previamente hacia los chinos. Esta tensión se resolvió de forma parcial con el Acuerdo de Caballeros de 1907 entre los gobiernos estadounidense y nipón, que detuvo la migración por parte de Japón, y la exclusión a los inmigrantes en EEUU.

Más tarde tomaron protagonismo los nisei¸ la segunda generación de japoneses, que al haber nacido en EEUU ya eran legalmente ciudadanos norteamericanos. En los nissei se unía por un lado la educación recibida en casa, con la cultura predominante en EEUU, la anglosajona.

Historia del traslado forzoso y los campos de internamiento.

El 7 de diciembre de 1941 la flota Imperial Japonesa atacó Pearl Harbor sin declaración previa de guerra por parte de Tokio, provocando la declaración de guerra por parte de EEUU. Durante los días siguientes las autoridades americanas detuvieron a miembros destacados de la comunidad japonesa-americana, empresarios, profesores, sacerdotes sintoístas o budistas; en general todos aquellos que eran considerados líderes de esta comunidad, situación que llegó a afectar a más de 2000 personas. Poco después, el Estado de California despidió a la mayoría de funcionarios de ascendencia japonesa.

Tras esto, en la prensa americana se inició una campaña de demonización contra la comunidad japonesa,  propagándose en la costa del Pacífico la histeria anti-japonesa, que provocó la difusión de rumores sobre posibles levantamientos de los japo-americanos.  Ante la presión de buena parte de la sociedad americana, el presidente Franklin D. Roosevelt  promueve en febrero de 1942 la Orden Ejecutiva 9066, desoyendo a la fiscalía general de los EEUU que afirmaba que no había motivos para esto y que además suponía una violación de la Constitución.

Esta Orden daba al Ejército la autoridad de establecer zonas militares de donde podía ser evacuada cualquier persona, y trasladada fuera de ellas. Aunque no se mencionaba explícitamente, esta medida estaba pensada para los japoneses, ya que las zonas militares abarcaban principalmente la costa oeste americana. Esta medida afectó a 100.000 japoneses, aunque también se internó a inmigrantes alemanes e italianos. EEUU presionó (y lo consiguió en muchos casos) a países latinoamericanos para que extraditaran a los japoneses que residían en ellos. La excepción a esto se produjo en Hawái, donde los japoneses formaban el 36% de la población, ya que su internamiento hubiera resultado catastrófico para la economía del archipiélago.

Cuando se dio la orden del traslado, se forzó en muchas ocasiones a malvender o abandonar la mayoría de propiedades que tenían los japoneses en estas zonas, que después de la guerra resultarían casi imposibles de recuperar. El mismo traslado se realizó en condiciones precarias, siendo trasladados muchos en primera instancia a granjas donde dormían en los establos. Más tarde serían trasladados a campos de internamiento, construidos expresamente para ello en zonas del interior y alejados de cualquier otro núcleo poblacional. El trato con los internos variaba según el campo, así en algunos se llevaba una vida relativamente normal, mientras que en otros el trato era más estricto.

En general en los campos se hacía una vida relativamente normal, había escuelas para los más jóvenes, los adultos trabajaban en la agricultura; había periódicos, y no pocas actividades de ocio. Cabe destacar que sólo se pagaba el trabajo a aquellos que tenían la ciudadanía estadounidense, lo que hizo que los nisei ganará protagonismo arrebatando el liderazgo tradicional de la familia a los más mayores,además las condiciones de vida fueran paupérrimas y el trato que se daba a los japoneses no era mejor que el que se aplicaba a los criminales. Hubo algunas protestas que fueron reprimidas sin demasiados miramientos, pero también se alistaron unos 30.000 nisei que serían enviados sobre todo al frente europeo, destacando el 442º Regimiento de Infantería.

Los sentimientos de esta comunidad.

Después del ataque en Pearl Harbor se repartieron muchas “Licencias de caza de japoneses” y  fue publicado en la revista LIFE un artículo que “enseñaba “cómo distinguir los chinos de los japoneses a partir de sus rasgos físicos y su etnia entre otras imágenes degradantes.Y es que este era el resultado del pánico que ya se había extendido; la población que llevaba más de tres generaciones viviendo en Estados Unidos pensó que en cualquier momento los japoneses podían traicionarlos y que era mejor aislarlos cuanto antes.Se puede observar con estos fragmentos a continuación:

“El responsable de organizar la evacuación, el teniente general DeWitt, declaró: “En esta guerra en que nos encontramos, una simple migración no rompe las afinidades raciales. La raza japonesa es una raza enemiga y aunque hayan nacido dos o tres generaciones en los EE.UU., posean la nacionalidad y se hayan ”americanizado” sus lazos raciales permanecen insolubles… De esto se sigue que a lo largo de la costa oeste hay 112.000 enemigos potenciales de origen japonés”. (Broek 1970:4, 110 y 337)

Los estadounidenses estaban convencidos de que los japoneses eran todos subhumanos y animales -llegándolos a llamar por nombres como ‘japes’ (combinación de ‘japs’ y ‘apes’) o ‘yellow monkeys’ -por lo que pese a que los campos que se construyeron en teoría no les faltaba nada las condiciones eran infrahumanas. Esto se reflejó en el hecho de que tan sólo 604 cautivos japoneses vivieran en campamentos prisioneros de guerra en octubre de 1944.

Pero cuando la guerra terminó los que habían sobrevivido se encontraron huérfanos y sin techo; no tenían dónde ir pues ya hacía tiempo que sus vecinos, los conciudadanos que ellos consideraban iguales les habían “robado” sus vidas y destruido sus propiedades y familias. Paradójicamente que la ayuda de los estadounidenses fuera vital para derrotar al régimen nazi eclipsó lo que estaba pasando dentro de sus fronteras, tanto dentro como fuera del país, solo que en este caso eran ellos los que decidían quién pertenecía a los EEUU y quién no a partir de meras características raciales.

Es tal y como dice Rabbit in the Moon (1999) de Emiko Omori:

“It’s important to visualize what’s not easy to see,” says Emiko. “The impressionistic, the emotional. It’s a way of saying: Don’t forget us.”

Las consecuencias (generaciones futuras;¿cómo reaccionan este suceso?)

Al hablar de consecuencias que tuvo la segunda guerra mundial, el episodio del internamiento y todos los hechos acontecidos allí, encontramos la que más peso tuvo: no se volvió a hablar del tema en ninguna circunstancia y sin excepción, casi como si nada de aquello hubiera sucedido. El extenso silencio acontecido fue debido las presiones tanto exteriores como interiores para aceptar la versión de los hechos creada por la administración americana. A pesar de eso, años más tarde hubo compensación económica para toda la comunidad americana-japonesa, a pesar de qie no fuera una gran cantidad.

Esto es lo que se nos dice en el documental “Rabbit in the Moon” donde se muestra lo realmente acontecido, los sentimientos de esta sociedad y consecuencias, además está dirigido y producido por las hermanas Omori, quienes vivieron de primera mano la vida en los campos de concentración, pues ambas son nisei, de padres issei, nacidos en Japón que emigraron a Estados Unidos.

A pesar de que entre las hermanas Omori, Chizuko y Emiko solo hubiera una diferencia de diez años, Emiko expresa que parecía una diferencia de casi una vida entera, pues las vidas, y la comunidad americana-japonesa que cada una de ellas conocieron fueron completamente diferentes. La de una, próspera sociedad correspondiente al antes de la guerra y la segunda los remanentes de una dividida, rota sociedad al terminar la guerra.

Y lo que ocurrió durante, aquellos acontecimientos fueron los que dividieron, rompieron y angustiaron a esta sociedad por el tiempo en el que duró la guerra, su internamiento y muy a su pesar, aún sin hablar por mucho tiempo sobre ello, también siguió atormentando a las siguientes generaciones, sin saber estos, muy bien porqué.

Se pueden apreciar la gravedad del efecto que tuvieron en la comunidad Americana-japonesa estos acontecimientos con esta frase expresada por Chizuko “The worst thing about the internment camps was what they did to people’s spirits, nobody knew how long they would be there, or where they were going. Families were torn apart.”

Otro ejemplo serían las palabras de la misma Emiko, “Why I didn’t have children. I used to think it was not having a stable relationship or money. But since my child-bearing years are over, another possibility came to light. . . Could I conceal from my child how I wished he or she were more white so as not to suffer the rejection I had, just because of my face?” las cuales nos transmiten un profundo miedo, miedo y sufrimiento al pensamiento de la posibilidad a que las siguientes generaciones sufran el mismo rechazo.

Aun así, a la siguiente generación, los sansei, se la conoce como “activist generation” por su participación en el movimiento de compensación y los que se volvieron parte del plano político. En cambio, la cuarta generación, los yonsei , en la cual la etnicidad japonesa marca mínimamente su identidad colectiva, incluso se les llama “spoiled generation” a ser los más desprovistos de las dificultades sufridas por las generaciones anteriores.

Para concluir lo dicho anteriormente, las consecuencias son un gran daño mayoritariamente psicológico a esta comunidad que han acarreado durante años, en silencio.

Conclusiones.

Es un tema interesante,por todos los motivos expuestos anteriormente, que es imposible de enfocar desde un punto de vista completamente objetivo pero al no haber extraído la información de un libro de texto hay más probabilidades de que lo sea (o que no sea tan etnocéntrico),de entender los hechos de forma más clara y sin distorsionar la realidad a partir de las ideas propias e información que se vaya recolectando,hablando así de una experiencia de interculturalidad que pudo haber acabado mejor pero las generalizaciones y el miedo lo impidieron.  

Read Full Post »

Introducció

És ben sabut que Àsia ha tingut i té una enorme influència sobre la resta del món. A part de ser el continent més gran i amb més densitat de població, també és terra d’alguns dels països més poderosos econòmicament i militar.
Als ulls d’Occident, Àsia ha estat i és un niu de riqueses exòtiques, des dels sistemes polítics passant per la cultura, la religió i la gastronomia entre altres àmbits. Al llarg del temps, des de l’arribada dels portuguesos a l’Índia i posteriorment a Àsia Oriental, i de forma massiva en les últimes dècades a causa de la globalització, els europeus han integrat part d’aquestes cultures en el dia a dia i convertint l’exotisme en un pretext relativament quotidià.
Tots aquests àmbits culturals, han penetrat en les societats occidentals inclosa la gastronomia asiàtica, fins al punt de que molts individus han assimilat certs tipus d’aliments i productes processats en substitució de la gastronomia autòctona. La gastronomia és un àmbit significatiu per veure estudiar. En aquest post ens cenyirem en l’estudi d’aquesta temàtica, és a dir, en “els aliments asiàtics com a substitutius a les dietes alternatives”.
Els aliments asiàtics tenen una influència cada dia més notable en la societat occidental. Es podria dir que els dos productes més destacats al llarg de la història són el tè i la soja. El tè es va introduir a Europa a la segona meitat del segle XVI a causa de les expedicions missioneres i comercials que els europeus, especialment els holandesos, portaven a terme a la Xina, país del qual era –i és- la beguda més popular. Va ser tal la influència que va tenir al món occidental que en un temps molt breu va esdevenir la beguda amb molt bona reputació dins de la classe alta. A mesura que les relacions comercials amb la Xina anaven augmentant, també ho feia el nivell de consum de tè a Europa. Avui en dia no només s’ha convertit en una de les begudes més consumides a Europa, sinó també un dels trets més significatius de la cultura britànica. El motiu pel qual el tè va ser tan reconegut a Anglaterra és perquè el anglesos tenien una colònia en aquell indret des del qual n’exportaven els seus productes, mentre que a Espanya, per exemple, la beguda popular equivalent fou el cafè.
La soja, en canvi, va arribar a Europa al segle XVII, també procedent de la Xina, però no va ser considerada ni utilitzada com a aliment fins a principis del segle XX. Ara,
però, potser ens trobem en el boom de la soja, doncs cada dia és més comú trobar-la als supermercats i utilitzar els seus derivats a les nostres cuines.

 

Font: Vida Naturalia

 

Intoleràncies

En aquest post, precisament, parlarem d’aquesta assimilació, donant especial importància a com s’han introduït aquests productes dins de les anomenades dietes especials, com el veganisme, la celiaquia o la intolerància a la lactosa.
Una de les possibilitats que té una persona que, per raons de salut, ha d’evitar o no pot consumir determinats aliments o ingredients,és recórrer als productes asiàtics, molts d’ells substitutius dels occidentals.
Coneixem els exemples més comuns: la intolerància a la lactosa i/o al gluten. Són moltes les persones que pateixen algun d’aquests problemes i ens hi fixarem per tractar els aliments substitutius que fan o poden fer servir.
Les persones intolerants a aquests elements no poden ingerir determinats aliments de forma que no posin en perill la seva salut d’una manera més o menys greu. Es veuen obligades, doncs, a canviar els seus hàbits alimentaris. Si tenim en compte la gran quantitat de productes alimentaris que duen “traces” de lactosa o de gluten entre els seus components, ja sigui com a components principals o, simplement, en els additius (conservants especialment), ens adonarem de quants formen part de la dieta mediterrània o, en general, dels tipus d’alimentació més occidental…
Per altra part, trobem les persones vegetarianes o veganes que, per pròpia voluntat, han decidit no ingerir productes de procedència animal. Igualment, els hàbits alimentaris d’aquests col·lectius passen, inevitablement, pel producte d’origen asiàtic. La cultura gastronòmica oriental està més allunyada de l’aliment animal que altres del món i utilitza de manera habitual productes substitutius pel que fa a capacitat nutritiva: proteïnes, vitamines i minerals.

Adquisició i distribució

Un del punts més destacables a l’hora de parlar sobre aliments asiàtics o aliments substitutius, seria el seu preu i on trobar-los.
Partint de la base de que són productes importats, cosa que fa que tinguin un preu bastant més elevat, es pot entendre el fet de que alguns s’han deixat de comercialitzar per la seva manca de demanda.
Això ha portat a un decreixement del preus, però tot i així aquests preus són molt més alts que els dels aliments que es consumeixen a la dieta mediterrània.
Avui en dia es poden trobar quasi tota mena de productes asiàtics als supermercats habituals. Un exemple seria el te, que és una infusió molt normalitzada a la societat
occidental, juntament amb el curri, que també està molt introduït en la nostra dieta. També podríem destacar els “noodles”, que són uns fideus orientals fets a base d’arròs.
Però, molts altres productes, que en són la gran majoria, solen estar en una zona “especialitzada” per menjar asiàtic, vegà, vegetarià, etc. Com seria el cas del tofu, les algues, llavors, especies i vegetals conreats i típics dels països asiàtics.

tokyo+ya2.jpeg (600×520)

Font: Iberochina

I per últim, destacar que cada cop hi ha més establiments, petits supermercats asiàtics on podem trobar productes importats i molt frescos a l’abast de tothom, que això ajuda a una gran implantació i acceptació de nous sabors, tècniques a la nostra dieta provinent de l’Àsia.

Adaptació d’aquests aliments a les dietes

En aquests últims temps en què la corrent vegana s’ha estès, no només com una necessitat per aquells amb intolerància a certs aliments sinó per ideologia, les receptes asiàtiques han estat la millor opció per poder menjar de manera sana, gustosa i nutritiva. Noves receptes que combinen productes autòctons amb productes asiàtics s’han fet populars, bé adaptant receptes del territori, substituint els aliments no desitjats per béns substitutius equivalents procedents del Pacífic, bé incloent elements de la cuina espanyola a receptes procedents de l’arxipèlag japonès o bé creant aquestes últimes amb aliments propis del territori.
La soja i els seus derivats, com ara la farina de soja, entre molts d’altres, han permès als celíacs adaptar receptes com ara pizzes o gelats en la seva dieta. La soja també s’utilitza per substituir molts derivats làctics com el iogurt, permetent ampliar el ventall de postres dels intolerants a la lactosa, incorporats fins hi tot en dolços com ara tortades. La llet d’origen animal no té realment un equivalent en quant a valor nutricional, cal remarcar que la llet, és la secreció mamaria normal d’animals lleters obtinguda mitjançant una o més munyides, i per tant la “llet” de soja, avena i semblants són begudes. Tot i així, entre les opcions de llets vegetals que ofereix el mercat, la llet de soja és la que més s’aproxima al valor nutricional de la de vaca i actualment és un producte que s’adquireix molt, no només entre els vegans i els intolerants, sinó també entre tots aquells que volen perdre pes, doncs és bastant pobre en grasses, cosa que no la fa necessàriament més sana, al contrari del que idees preconcebudes inculcades pels mitjans ens puguin fer pensar, doncs la grassa làctia aporta molts beneficis saludables, car juga un paper important contra el càncer i millora el sistema lípid del nostre organisme.

hamburguesa-de-tofu

Font: Paradietas

El tofu, també derivat de la soja, s’elabora a partir de les llavors d’aquesta i aigua, un cop s’obté llet de soja aquesta es coagula i es premsa, obtenint un aspecte similar al del formatge. S’ha convertit en el substitutiu per excel·lència de productes càrnics.
Tradicionalment, al Japó, s’empra en caldos i sopes com per exemple la sopa miso, clàssicament preparada a partir del sake, mirin vi dolç per arròs cosa que les fa molt més nutritives per les ja esmentades propietats de la soja. L’aliment vegà de producció més estès mundialment elaborat a partir d’aquest producte és l’hamburguesa de tofu, l’aspecte és molt similar al de les hamburgueses de carn, amb la diferència d’aportar moltes menys calories. Les hamburgueses i les botifarres de tofu són un clar exemple de com un aliment que a la societat d’Àsia Oriental s’utilitzava amb la finalitat de potenciar la sopa, s’ha fusionat amb la diversa tradició d’occident adoptant la forma de productes càrnics i servits com a alternativa a aquests.
El curri és un condiment format per vàries espècies, com ara canyella, gingebre, pebre, mostassa, safrà i nou moscada, entre molts d’altres, que aporta molts beneficis cardiovasculars i neurològics, a part d’un sabor i un aroma molt potents. Se sol trobar en plats com el pollastre al curri o l’arròs al curri. En primer cas, es tracta d’una recepta procedent de la Índia, on el pollastre i el xai són l’única proteïna consumible en aquella zona, de la qual el curri és originari. Des del Regne Unit es donà a conèixer la recepta a reu del món al transmetre el coneixement de les seves colònies durant el segle XVIII. És habitual avui en dia, en els supermercats trobar curry en pols o salses a partir de curri com la de curri amb mango per acompanyar amanides.

484211_especias_india

Font: Noticias Monterey, 2014

Webgrafia

Read Full Post »

 

El objetivo principal de este trabajo es analizar un aspecto de interculturalidad en Japón a través de la confluencia de las dos religiones predominantes del país: el budismo y el sintoísmo, y los posteriores procesos de aculturación que se derivan del contacto entre ambas corrientes.

El sintoísmo, o “Camino de los Dioses”, es la religión autóctona del país. En esta religión se adora a los dioses o Kamis.

La fe aquí tratada proviene de las creencias animistas de Japón en la antigüedad, en la cual se dota a ciertos fenómenos de la naturaleza, personas o elementos de unas fuerzas vivas denominadas “Tama” las cuales se alojan en los Kamis. Se denominan Kamis, a esta serie de divinidades las cuales adoran. Las personas a las que se suele identificar como Kamis son los antepasados, personas importantes de algunos clanes o que han realizado alguna hazaña o logro destacable.

A partir del siglo XIX el sintoísmo se alzó de nuevo con mucha fuerza, gracias al patrocinio que recibió por parte de la familia imperial japonesa, ya que ésta a través del sintoísmo defendía y promovía su linaje divino, puesto que sostenían que eran descendientes directos de la diosa Amaterasu (天照). Durante la restauración Meiji, y la segunda guerra Mundial el sintoísmo fue la religión oficial del Estado. A partir de la posguerra el Estado se tornó secular, dejando así de lado el sintoísmo como religión oficial, de forma que igualó a todas las religiones bajo su pabellón para que ninguna tuviera un protagonismo especial, y así no acumulase un excesivo poder.

amaterasu.jpg

La diosa Amaterasu en el centro rodeada de otras deidades japonesas.

El budismo, por el contrario, no es una religión autóctona de Japón, proviene de India y fue extendida por el archipiélago nipón a través de China y Corea durante el s.VI. Hubo épocas como en el periodo Kamakura (1192-1333) y el periodo Heian (794-1185), en el que el budismo tuvo mucha relevancia, ya que fue apoyado con todo tipo de recursos, tanto propagandísticos como económicos, por parte de las autoridades. Debido a la extensión de la práctica del budismo, surgieron diferentes lecturas que se convertirían en prácticas sectarias del budismo derivadas de las ramas principales.

Tanto el budismo como el sintoísmo atravesaron distintos periodos, de popularización de su culto como de reducciones acusadas del número de practicantes, lo que ha tenido como consecuencia que en la actualidad estén posicionadas como las dos religiones mayoritarias del país.

Por lo tanto, y según las razones mencionadas anteriormente, en Japón se produce un proceso de aculturación derivado de la sincretización del budismo y el sintoísmo. En la actualidad ambas religiones conviven sin que se produzca ningún tipo de conflicto hostil entre las mismas, se concilian ambas doctrinas y a veces los límites resultan cuanto menos difusos. La mayoría de los japoneses practican tanto ritos budistas como sintoístas a lo largo de su vida. Aunque se consideren de una religión en concreta, practican ritos de la otra de forma indistinta. La mayor parte de la población se une en matrimonio mediante ritos sintoístas a través de un ritual de purificación (shubatsu) y, sin embargo, los ritos funerarios, provienen del budismo. La profundidad con el que el budismo influenció en la religión local es observable en muchos aspectos.

Un claro ejemplo lo vemos en una estadística del año 2008*:

Religión Practicantes (en millones)
Sintoísmo 107,2
Budismo 91,3
Nuevas religiones 9,9
Cristianismo 2,6
Total 211

*Datos estadísticos tomados del Japan Statistical Yearbook, Tokyo, 2008

“Sin embargo en Japón en el 2008 queda patente que la población era de 127,7 millones.”

                                               (Información obtenida de: Japón: Identidad, identidades, Federico Lanzaco Salafranca)

En esta estadística se manifiesta que las personas practican más de una religión a la vez.

Como se mencionaba previamente, los límites entre el sintoísmo y budismo son muy difusos. En algunos ritos se observan ciertas similitudes, en las que debido al contacto prolongado entre  religiones terminan fusionándose en una o se transforman. Un claro ejemplo  queda manifiesto en las ofrendas de carácter sintoísta en las que se realizan ofrendas de alimentos a los dioses.

Una característica de estas ofrendas es que los alimentos deben tener la categoría de “puros”: con la incorporación del budismo en la vida japonesa pasan a catalogarse en la categoría de impuros aquellos alimentos considerados como “sangrantes”, para el budismo. Los alimentos que provenían de los sacrificios violentos de los animales, estaban prohibidos. A partir del siglo VII, con la expansión del budismo, la concepción previa que se tenía sobre los alimentos “sangrantes”, se llevó a otro nivel en el cual se prohibió la ingesta y por lo tanto las ofrendas de carne (esta prohibición se limitó solo a la carne de animales terrestres que no volvió a ser consumida de manera habitual hasta la restauración Meiji, consecuencia de la influencia occidental). En estas ofrendas se pone de manifiesto con claridad un proceso de aculturación, si bien en el sintoísmo ya existía un concepto original de pureza, este concepto se extiende a lo que la religión budista concibe como puro.

En el calendario de las festividades oficiales de Japón, se observa el proceso de aculturación y sincretismo que ha ido experimentando Japón a lo largo de los años. Hay algunas festividades como la fiesta del “Bon” cuyos orígenes son budistas, pero que se han ido adaptando a la cultura japonesa sin que ello causara la pérdida o desaparición de festividades sintoístas, como la fiesta de las muñecas (hina matsuri), el día de las niñas o el hanami (花見).

display.jpg

Conjunto de muñecas Hina dispuestas en siete niveles distintos.

Estas festividades conviven en un mismo contexto, y forman parte de la vida de todos los japoneses, aunque difieran en sus orígenes.

hols.jpg

Celebración del año nuevo en Japón en un templo budista.

En el shôgatsu o la festividad de año nuevo, que es la más importante del mundo japonés, se integran ambas religiones de forma indistinta. Una de las tradiciones de esta festividad es visitar tres templos. Cómo de integradas están ambas religiones se observa en el hecho de que no importa qué tres templos se visiten y, por ello, muchas personas visitan tanto los budistas como los sintoístas, de manera que el rito se ve igualmente cumplido sea cual sea su elección.

Para definir estos procesos de sincretismo cultural y religioso que surgieron en Japón y que combinan tanto prácticas budistas como sintoístas, podemos utilizar la expresión Shinbutsu Shūgō (神仏習合, en español: “fusión de Kamis y Budas”).

Una de las teorías más importantes que explican este aspecto de sincretismo cultural y en la que nos centraremos, es la teoría Honji Suijaku (本地垂迹, en español: “formas originales de las deidades y sus rastros locales”). Según esta teoría, algunos kamis sintoístas eran vistos como manifestaciones (en japonés suijaku 垂迹, que literalmente significa rastro) de deidades budistas (en japonés Honji 本地, que significa la esencia, es decir, la forma resultante de estas), de donde derivan los poderes de los kami; estas podían ser compasivas, malvadas y traviesas. Esta conjetura se llevó a cabo en el siglo IX y no fue estudiada hasta la era Meiji (1868-1912) por Tsuji Zennosuke, quien analizó el desarrollo (de más de cuatro siglos) de este sincretismo a través del paradigma Honji Suijaku. En el periodo de Kamakura, esta teoría se convirtió en el fundamento teórico para ambas religiones y alentó aún más la interacción entre ellas. Esto se constata, por ejemplo, en la existencia de elementos de ambas religiones en templos y santuarios.

hols2.jpg

Torre del templo budista Jogyoji en Kamakura (Japón) donde aparecen figuras de zorros sagrados sintoístas junto con relieves de budas, propios de del budismo.

CONCLUSIONES

Este trabajo  se ha centrado principalmente en el sintoísmo y budismo, pero como se menciona en párrafos anteriores hay otras religiones que también influyen en la vida cotidiana de los japoneses, como por ejemplo la católica, principalmente desde la restauración Meiji y la influencia que provenía de occidente. Esta influencia ha derivado en que pese a que muchos matrimonios se realizan mediante ritos sintoístas, hay cada vez un número mayor que pasan a realizarse por medio de iglesias católicas, y también se adoptó el calendario tradicional occidental (antes y después de Cristo).

Algo que lamentan desde algunos sectores japoneses, es la pérdida de tradiciones ancestrales debido al profuso contacto e introducción de nuevas creencias. Como por ejemplo el rendir culto a los ancestros a través del altar que se construía en los hogares, no tanto por las creencias sino por el simbolismo y el amor hacia las propias raíces.

En este trabajo hemos analizado y desarrollado dos conceptos muy importantes a través del tema de la religión.

Por un lado, el concepto de cultura entendida como un conjunto de ideas, conocimientos, tradiciones y costumbres que caracterizan una sociedad. Si bien no, después del trabajo, es posible entender la cultura desde una perspectiva instrumentalista, a través de la cual, se concibe la cultura como un concepto flexible, un proceso dinámico en constante cambio fruto de la diversidad cultural a lo largo de la historia. En este trabajo se demuestra que la diversidad cultural no representa una amenaza a la propia identidad, es el enriquecimiento y el desarrollo de los individuos y de la sociedad en su conjunto, propia de una sociedad abierta que comparte ideas, creencias e ideologías.

Por otro lado, el proceso de aculturación, es un proceso de cambio en los préstamos culturales de distintas comunidades (ya sean pérdidas o ganancias), es un fenómeno inevitable en la coexistencia entre dos o más culturas.

La convivencia entre el budismo y el sintoísmo en Japón, así como la de otras religiones en un mismo espacio geográfico, es un claro ejemplo de esta interculturalidad.

Lo que es observable con este sinfín de influencias es que la cultura y en este caso en concreto la religión no muere ni permanece eterna, sino que se transforma continuamente.

Este proceso de cambio constante, y de adaptación de diferentes creencias en una misma sociedad es un ejemplo de convivencia de distintas culturas en un mismo entorno de una manera pacífica.

BIBLIOGRAFÍA

Lanzaco Salafranca, Federico Shintoísmo: El camino de los dioses de Japón, Universidad de Sophia, Tokyo, 2013

Gómez Pradas, Muriel El menjar al Japó, UOC, Barcelona, 2006

El Japón de Hoy, 1993

Van Bremen, Jan y Martinez, D.P. Ceremony and ritual in Japan: Religious practices in an industrialized society, Ed. Routledge, 1995

Elvira Ríos, María Peregrinación Saigoku: los treinta y tres templos de Kannon, Aladaa, Chile, 2001

Kojiki, Crónicas de antiguos hechos de Japón, Ed. Trotta, traducción de Carlos Rubio y Rumi Tani Moratalla, 2008

Rambelli, Fabio y Teeuwen, Mark Buddhas and Kami in Japan: Honji Suijaku as a Combinatory Paradigm, Ed. Routlegde, London, 2002

Hane, Mikiso Breve historia de Japón, Ed. Alianza, Madrid, 2003.

WEBGRAFÍA

http://www.historia-religiones.com.ar/el-sintoismo-58

http://china.globalasia.com/cultura-china/religion-y-filosofia-china/budismo/

Read Full Post »

Introducción

En los últimos años, el sushi ha sido un producto que ha adquirido cierta popularidad, y que actualmente tiene mucho éxito en el entorno más juvenil. A continuación indagaremos en cómo se ha ido recibiendo este plato de la gastronomía japonesa en España a lo largo de los años, investigando sobre su historia, la evolución que ha tenido en la ciudad de Barcelona, los tipos de sushi más y menos populares en occidente y la cocina de fusión.

Historia del sushi

El sushi tiene origen en China conocido como una forma tradicional de conservación del pescado que se extendió por Japón. Este método consiste en fermentar el pescado durante al menos un año, con el proceso que hoy en día es conocido con el nombre de shiokara y denominando esta forma de sushi como nare-zushi (sushi madurado). Con el paso del tiempo, el método de conservación ha ido evolucionando hasta llegar al sushi que conocemos hoy en dia, que consiste en poner vinagre de arroz al arroz,obteniendo un sabor parecido al nare-zushi pero con una preparación más rápida. Por lo tanto, se podría decir que el sushi, tal y como encontramos actualmente, tiene unos 150 años (Sushi, Sushita, 2012).

fig1-funazushi

Nare-zushi de carpa

El sushi empezó a conocerse y preparase en EEUU durante la primera década del año 1900 pero no fue hasta el 1966 que Noritoshi Kanai y Harry Wolff crearon el primer restaurante de sushi, el restaurante Kawafuku en el barrio “Little Tokyo” en Los Ángeles. Poco a poco, el sushi se fue extendiendo por América, con la estrategia de introducir los productos japoneses en supermercados y también hacer que sea la comida ideal del “Take away”. Después, el sushi se introdujo a Europa por como una novedad importada por las clases altas. El sushi, poco a poco ha ido incorporando ingredientes locales según los países, creando innovaciones como el sushi fusión. (Sushi, Sushita, 2012 y Historia del Sushi, Natalia Fernández, 2014)

El sushi llegó a Barcelona dándose a conocer en el restaurante Yamadori, creado en el 1977 y siendo durante doce años el único japonés de la ciudad. Su clientela consistía principalmente en japoneses que trabajaban en multinacionales, por lo tanto, era un restaurante de comida nipona para japoneses. El 1989 los propietarios del restaurante abrieron Yashima, dando a conocer a los ciudadanos de Barcelona los platos japoneses como el sushi, el sashimi, la tempura, etc. Más tarde se formó Yamashita Group, un grupo formado por los restaurantes más antiguos y renombrados de la ciudad: Yamadori, Yu, Yashima y Yashima Catering, entre otros (Invasión nipona, Mayte Díez, 2016).

Evolución

Con el paso de los años se ha ido produciendo un muy notable aumento de restaurantes de sushi en España, pero este boom hay que atribuirlo a varios factores.

Los primeros restaurantes de comida nipona nacieron de la mano de japoneses que tenían como únicos clientes a los japoneses más adinerados que trabajaban en España, y sólo las familias con un alto poder adquisitivo podían probar este tipo de comida.

Con el tiempo y el arranque de la sociedad de consumo en Europa, nacieron empresas que dedicaron un gran esfuerzo a hacer de una comida totalmente extraña para occidente algo exótico, moderno, atractivo, y la demanda española fue creciendo debido al interés de la población, con más poder adquisitivo que antes, por probar este tipo de comida. Así, se fue abaratando su coste, dando pie a la creación tanto de grandes cadenas como de pequeños restaurantes de familias asiáticas, no sólo japonesas, que se dedicaron a vender sushi sabiendo que podría llegar a tener más demanda, sentando así los cimientos de nuestro conocimiento actual de la comida japonesa.

Teniendo en cuenta que el mercado de restauración Japonés aún se encuentra en pleno desarrollo, en los últimos años se han utilizado desde muy efectivas técnicas de marketing hasta fusiones de gastronomía japonesa con otros tipos de gastronomía oriental, japonesa tradicional y comida japonesa fusionada con otros estilos culinarios.

Algunas empresas pioneras en la introducción del sushi en España han realizado análisis de nuestro entorno para saber bien cómo hacer de una comida oriental algo presente en nuestras vidas. El sushi se ha vendido durante años como una cocina exótica, como una creación diferente basada en ingredientes también diferentes que la hacen de aspecto atrayente y de buen sabor.

España es un país con una gran tradición gastronómica, y teniendo en cuenta que debido a nuestro clima es común en nosotros salir fuera de nuestras casas, muchas de las veces que salimos comemos fuera. En España, el 60% de restaurantes son de comida tradicional, y el 40% restante, de comida internacional. En concreto, Barcelona ha sido una ciudad pionera en la recepción de la cocina japonesa y el sushi, contando ya con alrededor de 300 restaurantes sólo en TripAdvisor, a diferencia a los 71 que había en toda la ciudad en 2007. Las modas gastronómicas suelen tener mayor impacto en las ciudades más grandes, y teniendo en cuenta el índice de población, la renta de sus habitantes y el gran número de turistas que la visitan, Barcelona es una ciudad ideal para empezar a vender este tipo de productos.

FullSizeRender

Oferta de restaurantes de comida japonesa en atrapalo.com

Tipos de sushi

Existe una gran variedad de sushis ya que en cada lugar tienen sus propias costumbres al hacerlo. Los más conocidos internacionalmente son los makizushis y los nigiriszushis. Los primeros consisten en sushis enrollados por una lámina de alga seca con arroz y una gran diversidad de ingredientes a elegir. Hay de diferentes tipos como por ejemplo el futomaki, que tiene más capas de arroz; el Hosomaki, que son más pequeños; el Uramaki, el cual el arroz envuelve la alga; y el Temaki, que tiene forma de cono. Los nigirizushi se componen de una bolita de arroz y otro ingrediente, habitualmente pescado crudo, colocado encima. Otro tipo de sushi bastante conocido es el Gunkanzushi, en que la alga rodea la bolita de arroz pero no llega a envolverlo dejando un hueco en la parte superior para rellenarlo de otro componente. Estos son los sushis que más influencia y renombre han tenido al exterior e incluso se han sometido en un proceso de contacto de culturas en el que se ha recibido bien y, como consecuencia, se ha popularizado.

sushifutomaki              salmon-hosomaki-500x500               uramaki
Futomaki                        Hosomaki                              Uramaki

36-maguro-temaki-768x549          niguiri-sushi-jpg            467ce917-c8a7-4ab2-b688-5c26409a5037
Temaki                              Nigirizushi                                  Gunkanzushi

Otros sushis que no llegaron a expandirse tanto como los anteriores mencionados son el inarizushi, que consiste en un saco de tofu frito relleno de arroz y otros ingredientes; el Oshizushi, que está compuesto como los nigirizushis pero con forma rectangular y prensado con un molde de madera llamado “oshibako”; y el Chirashizushi, que consiste en un plato de arroz con ingredientes encima (principalmente pescado crudo y verduras).

05e78860-da7e-4ea9-ad65-2db13666a271oshi_sushi_c_los_1   
Inarizushi                            Oshizushi

images6a4e67d5-ca46-4c09-934d-20610d16c9dd
Oshibako                                   Chirashizushi

El sushi se ha puesto tan de moda que incluso ha sido el punto de mira en la cocina de fusión, que consiste en mezclar platos de diferentes gastronomías.

26f86b49a1d00951a410cf31c1bcee02_xl

Sushi hamburgesa

La fusión del sushi es tan popular que incluso causa furor dentro de Japón, es decir, los mismos japoneses adaptan el sushi con platos occidentales como por ejemplo el sushi hamburguesa, en el que se sustituye el pan por arroz de sushi. Otra fusión creada fuera de la frontera es el california roll, una variante de maki muy popular en occidente en el que se usa productos típicos de california. Por lo tanto, la fusión en el sushi consiste en introducir ingredientes típicos de otro lugar. En España muchos cocineros conocidos como Alberto Chicote, Jordi Cruz o David Muñoz usan esta técnica. Por su creciente popularidad, en Barcelona podemos encontrar varios restaurantes de sushi fusión como Sushi Nomi, El jardinet d’Aribau, Icho, Sushi Fusión, etc…

Actualidad

Estos últimos años occidente está viviendo un claro aumento del consumo de sushi en cualquiera de sus especialidades, ya sean variedades más tradicionales o nuevas tendencias como podemos descubrir con el ´sushi fusión´. En el caso de Barcelona y la mayoría de ciudades importantes de Catalunya se han creado un gran número de establecimientos, además de la aparición de servicios de venta a domicilio y la introducción del sushi en buffets tanto de comida oriental como de comida autóctona.

No existe una única razón que se pueda atribuir al incremento del consumo de este plato asiático, si bien es cierto que toma un papel muy importante el cambio de visión por parte de la población. Hace unos años el precio del sushi era casi prohibitivo y estaba visto como un alimento muy exótico que no era asequible para cualquier bolsillo, así como la imagen que se creaba de estas personas que sí lo consumían, un tanto snob y elitista. Actualmente, el precio ha bajado considerablemente debido a la gran demanda y la facilidad de conseguirlo, que junto con la aparición de factores como el reparto a domicilio o los ´stands´ que se pueden encontrar en cualquier centro comercial, han hecho que sea más habitual ver a gente de todo tipo de clase social consumirlo. Por otra parte, se ha creado una nueva imagen social que relaciona tomar este alimento con “estar a la moda”, un movimiento que se puede ver claramente en las redes sociales, las cuales probablemente sean otro gran factor influyente en la expansión y auge del sushi.

En resumidas cuentas, es claro que en los últimos años la comida oriental se ha introducido de forma masiva, haciéndola altamente popular y transformando en pocos tiempo el mercado alimenticio.

Conclusiones

El sushi ha sido un producto muy innovador y su popularidad ha crecido de forma exponencial en los últimos años y seguramente seguirá en aumento. Pero, cuáles son los causantes de esta popularidad y tiene alguna relación con la cultura nipona?

Consideramos que el acercamiento a la gastronomía japonesa también significa el acercamiento a la cultura de esta. El principal factor de esta consideración es el arroz. Tradicionalmente, el arroz en Japón fue utilizado como un símbolo de riqueza y moneda de cambio e incluso se formuló el ciclo vital alrededor del ciclo del arroz. Por lo tanto, no sólo tiene importancia en la cocina japonesa sino que también en la sociedad y la cultura nipona. Así pues, creemos que además del conocido valor nutritivo y el sabor característico del sushi, el interés de occidente por la cultura oriental ha jugado un gran papel en el aumento de las ventas y el número de restaurantes de este en España, que nos permiten trasladar parte de su cultura gastronómica a nuestro país sin necesidad de movernos demasiado. El esfuerzo del marketing (no sólo gastronómico, sino cultural) por insistir en el exotismo, la modernidad y la diferencia de este estilo culinario ha ejercido influencia en nuestra concepción sobre ésta, haciendo que la encontremos atractiva y queramos probarla e incluso comerla de vez en cuando.

Bibliografía y webgrafía

Read Full Post »

Older Posts »